Eataly

20131212_121829

En un barrio menos céntrico de Roma, en la parada de metro de Pirámide, se encuentra Eataly. El nombre de este enorme centro comercial dedicado exclusivamente a la gastronomía italiana, juega con la palabra EAT (que, pronunciado “it”, significa “comer” en inglés) y con el nombre de este país (Italy, también en inglés). Pese a que en Roma se inauguró hace aproximadamente un año, no es un concepto nuevo, puesto que los creadores de los Eataly, tienen 19 superficies de este tipo entre Italia, Estados Unidos y Japón (y creciendo).
Lo tenía en mi lista de pendientes desde que me enteré de su existencia allá por octubre y hoy, que se ha levantado el día gris, he decidido acercarme hasta allá. Sin embargo, no he podido estar todo el rato que me hubiese gustado, puesto que mientras estaba allí, me han llamado del colegio para decirme que la rubia tenía fiebre y he tenido que salir pitando, pero el tiempo que he estado me ha servido, más o menos, para entender el concepto. Se trata de rehabilitar un gran edificio (en este caso, un centro aeroportuario que se creó para el mundial de fútbol 1990 y que actualmente estaba en desuso) para crear un templo de santificación a los productos gastronómicos italianos. Son cuatro plantas, donde todo está muy diversificado y hay zonas para comprar todo tipo de productos, otras zonas para comer esos productos (la mayoría cocinados a la vista), en otras zonas se puede observar cómo se fabrican (pan, mozzarella o cerveza) e incluso hay unos cursos diarios para aprender a cocinar.
En positivo puedo decir que todos los productos italianos, desde los más mayoritarios, hasta aquellos que, por su tipo de producción son muy limitados, se encuentran en este gran centro comercial. Helados, pan, vino, mozzarella, conservas, cerveza y, por supuesto pasta. Es increíble.
En el lado negativo debería decir que cuando he entrado, me ha recordado un poco a Ikea. Está bien como un medio facilitador de poner en contacto al productor y al consumidor, pero que pierde mucho (o del todo) el contacto personal, el encanto.
De todos modos, ya os digo que apenas he estado un rato y no lo he podido ver con todo el detalle con el que me hubiese gustado, además había muchísima gente (y era jueves por la mañana), así que, en cuanto pueda, volveré, para empaparme bien de todo y os diré si de verdad merece o no la pena.  

20131212_122102

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

2 comentarios en “Eataly”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s