Sant Eustachio

El martes, después de la clase de italiano, como ya os comenté, me acerqué a Piazza Navona y, aprovechando que estaba allí, me di un paseo por esas calles del centro, estrechas y encantadoras que tanto me gustan. Esas que hacen que Roma sea Roma, la de las películas, la que invita a (re)enamorarse, a pasear, a descubrir y a paladear algo delicioso. Así, me acordé que tenía algo pendiente hacía tiempo: fotografiar la Piazza de Sant Eustachio, otra plaza que, pese al tráfico, también me gusta mucho. En ella además está el Caffe Sant Eustachio, un pequeño bar chiquitito, donde dicen que se toma el mejor café del mundo. Los que me conocéis sabéis que no soy cafetera, así que me guardé para tomármelo pronto con alguien especial, por ejemplo, nuestras próximas invitadas.

20140214_155744

Pero ¿quién era Sant Eustachio? Pues cuentan que Placido, como en realidad se llamaba, era un general romano que combatió a las órdenes de Trajano y que un día, mientras cazaba, vio una cruz luminosa entre las astas de un ciervo, corrió tras él para apresarlo y el ciervo le dijo “¿Por qué me persigues? Porque soy Jesús al que, sin conocer, honras”. Fue así como se convirtió al cristianismo. Por esta razón fue martirizado y santificado, concretamente fue condenado a morir bajo el fuego, dentro de una caldera de bronce con forma de toro, junto a su familia. Todos murieron después de tres días, pero sus cuerpos se mantuvieron inmóviles y en perfecto estado, como una muestra de la paciencia y la calma con la que gracias a su fé, soportaron el martirio. Años después  en su honor se construyó una iglesia que está en la plaza del mismo nombre. Una iglesia hermosa en la que, sin embargo, parece ser que nadie quiere casarse. Averigüe usted la razón…

20140311_112533

Ocho columnas decoradas como ésta de la foto a la entrada de la iglesia, dan una pista…

20140311_112420

Y por si aún no lo tenéis claro, nos vamos a lo alto para ver la razón más evidente…

20140313_112751

Ya está todo dicho. ¿A quién le gustaría tener, ya el día de la boda, la sombra de unos cuernos sobre la cabeza?

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

6 comentarios en “Sant Eustachio”

  1. gran café, esa fue mi despedida de roma, con javi mientras fernando y tú mirabais… qué rico, con esa plasta de nutella o similar más grande que la cantidad de café!!
    mola esa plaza, y sus tiendas… no me fijé en la iglesia,… tendré que volver… para beberme las cervezas de lanevera, verte cuajar tortillas y ver esos cuernos, aunque sea de lejos… cuadro fechas y voy pallá!! i need u!

    1. Eso fue en Piazza San Lorenzo, pero se perdona el error, pues son de los dos mejores cafés de Roma y los dos están en plazas donde también hay iglesias. Pero insisto, tienes que volver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s