Il Vittoriano

En 1878 murió el rey Vittorio Emanuele II, el primer rey de la Italia unificada, y ese mismo año se decretó por ley la construcción de un monumento a su memoria que, finalmente, se inauguró en 1911, y que se conoce con muchos nombres, entre otros, el Vittoriano, la máquina de escribir o la tarta de boda (por su brillante color blanco, propio del mármol con el que está construido). Ha sido desde el principio un lugar polémico, pues al hecho de que para construirlo se tuviese que destruir un barrio medieval, se unió lo excesivo de su apariencia.
En mi caso, la verdad es que este monumento que ocupa una parte importante de la Piazza Venezia y que esconde parcialmente el Campidoglio, nunca había llamado lo suficiente mi atención como para querer entrar. Sin embargo hoy, no sé por qué, se me ocurrió que podíamos subir hasta su terraza para reencontrarnos desde la altura con la ciudad.  

  20140828_170413 

Y la verdad es que nos ha sorprendido. Es un buen lugar para iniciar una visita a Roma, pues permite ver tridimensionalmente el mapa de todo el centro histórico. Por un lado, justo por encima de la enorme estatua de Vittorio Emanuele II (sus bigotes miden dos metros), miras hacia el norte, donde ves de frente el tridente (vía del Corso, vía Babuino y vía Ripetta) hasta llegar a los jardines de Villa Borghese.
20140828_165812
Al oeste (o a la izquierda) se ve el Vaticano e incluso, al otro lado de una de las esculturas de la diosa Minerva conduciendo una cuadriga, se puede apreciar Santa María del Trastévere. Si cambiamos de lado en la terraza y miramos al sur, no puedes evitar perderte en los foros y llegar con la vista hasta el Coliseo.

20140828_165719

Creo que también tiene un museo, pero hemos llegado a última hora y no hemos podido ver mucho más. En todo caso, y pese a que el personal no es demasiado amable, si yo acabase de llegar a la ciudad, haría el esfuerzo de pagar los 7 euros que cuesta el billete del ascensor (¡venga, hombre, que si no os lo vais a gastar en helados y va a ser peor!) y subiría a sentirme el verdadero Rey de Roma.

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

2 comentarios en “Il Vittoriano”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s