Triathlon

El Lago Bracciano es un paraiso, sí, aunque debo reconocer que cuando te has tenido que levantar a las siete de la mañana de un sábado para llegar, como que lo miras con otros ojos, sin resentimiento, pero algo más empañado.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Y es que hoy maridísimo participaba en el triathlon de Bracciano y en la normativa ponía expresamente que la hora máxima para recoger el dorsal eran las 8.30, sin embargo, cuando hemos llegado corriendo a esa hora, nos han dicho que fuésemos un poco más tarde y, a partir de ahí todo ha sido un encuentro cara a cara con la Italia profunda, la “organizada y tecnológica”, con ésa que hace que las cinco W del periodismo bullan en tu cabeza a la vez: ¿cómo? ¿quién? ¿cuándo? ¿por qué? ¿quéeeeeee? Y es que desde ese momento, y en adelante, todo han sido sorpresas (desagradables) que han culminado con un ataque masivo de avispas y la cancelación de la prueba. Menos mal que, insisto, y pese a todo, el Lago Bracciano, bajo el sol ya casi otoñal, es tan maravilloso, que al menos hemos podido disfrutar de un mediodía agradable comiendo pasta y pescado a orillas del mismo.  

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Un comentario en “Triathlon”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s