Ara Pacis

No puedo mentir. Hoy ha sido un día de adaptación. Vale, ha sido un día perezoso y dominguero de adaptación. Lo que viene a ser el eufemismo de “no me he quitado el pijama en todo el día”. Por eso, como hace un par de semanas se me quedó en el tintero el Ara Pacis, hoy lo recupero para que no os perdáis ninguna de las experiencias romanas.

20141017_100515

El Ara Pacis, o lo que es lo mismo, el Altar a la Paz, fue construido entre los años 13 y 9 a.C por Augusto para conmemorar sus batallas victoriosas en Francia y España. Sin embargo, el monumento cayó en el olvido y, tras años de abandono, en 1903 comenzaron las excavaciones para recuperarlo, que acabaron en 1938, con la inauguración de un pabellón en el Lungotevere (junto al río, muy cerca de la Embajada española para Italia), destinado a albergar la reconstrucción del Ara Pacis. El pabellón, por falta de presupuesto, terminó siendo bastante precario, así durante la guerra hubo que proteger el Ara con sacos de gravilla, hasta que finalmente se construyó un muro antiproyectiles que se desmontó en los años 50, cuando comenzaron las obras de mantenimiento del altar. La actual sede del Ara Pacis, inaugurado en 2006, es un edificio diseñado por Richard Meier (arquitecto estadounidense creo) que protege el Altar a la Paz, dejándolo a su vez a la vista de los viandantes y que tiene la peculiaridad de haber sido el primer edificio construido en el centro de Roma desde el fascismo.
20141017_100127
El monumento propiamente dicho es rectangular y está hecho de mármol de Carrara y, en su interior, está el altar como tal. En el exterior hay talladas varias figuras humanas. Sobre las dos puertas, hay cuatro alegorías, la mejor conservada (la de la foto de arriba) representa a la madre tierra, con dos bebés, rodeada de el aire y del agua, junto a animales y frutas que representan la prosperidad que traerá a Roma la paz conseguida por Augusto.
20141017_100354
En los muros laterales, se ven dos procesiones protagonizadas por la familia y amigos de Augusto, junto a otras personas como magistrados y senadores romanos.

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

2 comentarios en “Ara Pacis”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s