La Toscana: Castiglion Fiorentino 2

Siempre viene bien una jornada (o dos o tres o …¿por qué ponerle límites al campo?) de disfrutar del arte de no hacer nada. De simplemente despertarse, desperezarse, leer un rato en la cama, desayunar productos de cercanía, hacer la voltereta sobre el césped, jugar a los malabares, hacer gimnasia, montar en bicicleta, recoger (y comer) cerezas, probar a hacer pizza sobre la mesa de la cocina (y digo probar, porque el resultado no es que haya sido de lujo, pero bueno…se comió), degustar un vino local, pasear, jugar al escondite y sentarse en el porche a ver llover…slow life, vida ralentizada.

20150601_110408

La Toscana: Castiglion Fiorentino

20150530_175533
Nos vendieron un sueño y todos, en cuanto tenemos ocasión, lo compramos. No es, ni mucho menos, mi provincia italiana favorita, pero ¿cómo resistirse a un fin de semana largo en una casa rural perdida por la Toscana? Y aquí estamos en la Crosticcia, en Castiglion, a un paso de Arezzo, en esa zona fronteriza entre la Toscana y Umbria.

20150530_190224

El lugar es precioso, verde, lleno de olivos y casas de piedra. Además ha coincidido que este fin de semana (es puente en Italia, puesto que el día 2 es el día de la República) es la feria medieval en Castiglion y allí nos hemos dirigido a jugar, comer, bailar y ver espectáculos de juglares entre torres medievales y espacios verdes.
20150530_193859
Lo hemos pasado muy bien. Seguiré narrando y mis narraciones os llegarán en cuanto tenga ocasión…o wifi.
20150530_203605

 

Big Al

Hoy una entrada gastronómica regionalista, o yendo aún más allá, una entrada sólo para gente del barrio, pues es una recomendación para “pariolinos” o para aquellos que estén dispuestos a prescindir del maravilloso escenario de un restaurante en pleno centro de Roma a cambio, eso sí, de una decoración fantástica, una buena atención y una comida bastante rica a un precio competitivo. El restaurante se llama Big Al, lo inauguraron hace apenas un par de semanas en Viale Parioli y llena todas las noches, razón por la cual no me he atrevido a tomar una foto del interior, que a mí me gusta mucho. 
20150529_214032
Dejo foto, eso sí, de su terraza, que es lo suficientemente agradable y destaco su menú del día, por unos 12 euros que está bastante bien. Y lo digo porque esta semana hemos ido dos veces, una a comer de menú y hoy, con los minis, a cenar: hamburguesas, verdura en tempura de prosecco, pasta amatriciana y tartar de salmón. Y eso que yo había decidido empezar la vida sana. ¿Por qué me gusta tanto comer? 😀

20150529_205903

Montalbano – la serie

Ese momento en que dejo la mente en blanco y la serie del “comisario Montalbano” me va conduciendo poco a poco hacia el sueño gracias a la melodía del acento siciliano. De la serie poco os puedo decir, pues apenas he comenzado a verla, pero los libros de Camilleri con el mismo personaje, son entretenidos y están bien escritos. La serie, además de en la RAI, creo que también la emiten en La 2. Os recomiendo que la veáis, y si no os interesa, intentad al menos ver el primer minuto, para dejaros llevar por las imágenes hasta los bellos pueblos del barroco siciliano. A dormir y a soñar.

Falcone

Desde la semana pasada hay muchos programas especiales sobre el juez Falcone en la televisión italiana. No en vano, en estos días se cumplen 23 años desde que la Cosa Nostra le asesinó junto a su mujer y a sus escoltas cerca de Palermo. No sé si os acordáis del caso. Yo sí. Una bomba terminó con la vida del juez que se enfrentaba al pensamiento que mantenía que “la mafia no existe, es un invento de los periódicos del norte” diciendo “la mafia no es un hecho invencible, es un hecho humano y como tal tuvo un principio y tendrá también un fin“. Por ahora ese final no ha llegado, pero bien es cierto que el trabajo de gente valiente como Falcone sirvió para abrir los cajones del estado y también las mentes italianas en general y sicilianas en particular. Os dejo con la imagen de un mural de Catania que me impresionó y también con otro de los pensamientos de Falcone, porque hay gente que se merece que la recordemos todos los días. 
Addio-Pizzo-Falcone-Murales[1]
Che le cose siano cosí non vuol dire che debbano andare cosí. Solo che quando c’è da rimboccarsi le maniche e incominciare a cambiare, vi è un prezzo di pagare ed è allora che la stragrande maggioranza preferisce lamentarsi piuttosto che fare“. O lo que es lo mismo “que las cosas sean así, no quiere decir que deban ser así. Sólo que cuando se trata de remangarse y comenzar a cambiarlas, hay un precio que pagar y es en ese momento, cuando la mayoría prefiere seguir lamentándose, antes que actuar“. Una realidad en la que, desgraciadamente, a veces también me incluyo.

Isola Tiberina

¿Por qué surge una isla en medio de un río? Versiones hay muchas, aunque en realidad se trata de un elemento geológico, una especie de colina acuática sobre la que se ha sedimentado la arena y todo aquello que arrastra la corriente.

20150218_102242

La leyenda en cambio cuenta que tras destronar al Rey Tarquinio, o bien su cadáver o bien todas sus posesiones (hay dos versiones de la misma leyenda) fueron lanzadas al Tevere y de ahí surgió la isla. Aún más rara es otra historia que cuenta que durante una horrible plaga de peste, los sacerdotes fueron hasta Epidauro (lugar de culto del dios de la medicina) para pedir consejo y regresaron con una serpiente que en las cercanías de la actual isla saltó de la nave, formando la isla (que además tiene forma de nave) y de esta manera los sacerdotes entendieron que en ese lugar debían construir un templo a Esculapio (el mencionado dios). Muchos siglos después, en 1582 unos frailes españoles construyeron el hospital que aún sigue funcionando en la isla, actualmente como maternidad, porque ya veis, gran parte de los actuales romanos nacen en realidad en el río, en plena Isola Tiberina.
Lo cierto es que fuese como fuese su origen, hoy en día es un lugar que siempre me atrapa ý cuando paso por sus inmediaciones siempre termino atravesándola, como si alguna fuerza guiase mis pasos.

Castelgandolfo

Hoy recordaba que una de las primeras entradas de este blog fue sobre una excursión que hicimos a Castelgandolfo uno de los primeros fines de semana que fuimos “romanos”. Aún no teníamos el coche y fuimos en tren. Hacía mucho calor y lo pasamos de maravilla bañándonos en el lago Albano. Esta mañana volvimos, ya en coche, con un día primaveral de altibajos, de sol y lluvia, comimos en un restaurante junto al lago y también lo hemos pasado de maravilla. Y es que no es de extrañar que el Papa decidiese construir allí un palacio, pues está a apenas 20 kilómetros de Roma y es un lugar paradisiaco.

20150524_162959

En el lugar ya estuvo la Villa de Domiciano en el S.I (d.C), pero tras su muerte sus descendientes decidieron trasladar su residencia a otro lugar, la villa fue expoliada y no se volvió a saber de ella hasta el S.XVI cuando la Cámara Apostólica tomó posesión de Castelgandolfo mediante una bula y allí se construyó un palacio en el cual veraneó por primera vez el Papa Urbano VIII. Durante estos cuatro siglos (con la salvedad de un periodo de unos 60 años – entre 1870 y 1929) el palacio ha pertenecido al Vaticano y ha sido utilizado como residencia estival por la gran mayoría de los Papas. Sin embargo, parece ser que el Papa Francisco, que aún no ha pernoctado en el lugar, pretende construir en él un Museo de pago, pues considera (no sin razón) un despilfarro mantener un palacio de incontables metros (con residencia, monasterio y hasta observatorio astronómico) y 55 hectáreas de jardín, que creo que desde el año pasado ya se pueden visitar.

20150524_125702 20150524_162203