Galleria Doria Pamphili

Al pasar por vía del Corso, a la derecha según caminas desde Piazza del Popolo al Vittoriano, no puedes evitar fijarte en una hermosa mansión. Es el Palacio de los Doria Pamphilj, un palacio aún habitado y que alberga la colección privada de arte más importante de Roma. El palacio fue construido en el SXV, pero pertenece a los Pamphili desde el SXVII cuando el cardenal Camilo Pamphili, aspirante a Papa, vio que lo de la castidad no iba con él y terminó renunciando para casarse y tener cinco hijos con su mujer. Precisamente compró el palacio como nidito de amor. Después, el árbol genealógico de la familia se fue complicando cada vez más, con nombres siempre ilustres, hasta que el título (y el palacio) llegó a un Doria por vía matrimonial y desde entonces, allá por el SXVIII, se convirtió en el Palacio Doria Pamphili y se abrió un Museo, gestionado por una fundación privada, para exhibir las más de 400 obras que tienen…¡¡les faltan paredes!!
Entre los Doria Pamphili más destacados estuvo el Papa Inocencio X, seguramente conocido por todos a través del retrato que le hizo Velázquez. Es espectacular, aún más visto de cerca, cuando su mirada inquisitiva te sigue por toda la pequeña estancia. La misma estancia donde también hay un busto del mismo Papa hecho por Bernini. Creo que son las dos obras que más llaman la atención de todo el museo, porque en el resto de las salas hay tantas esculturas y tantos cuadros (oscuros, además) que cuesta fijar la atención en alguno de ellos, pese a que hay obras de Rafael, Tiziano, Caravaggio, Bruegel el viejo, etc.
Por lo demás, el palacio es un palacio, aunque bien es cierto que hay alguna sala curiosa, como la capilla, donde se le concedió a la familia el honor de guardar las reliquias de dos santos (Santa Teodora y San Calisto) y la galería de los espejos, que es bastante impresionante. Pero si me preguntáis si la visita merece la pena para un turista, os diría que no, porque creo que es bastante cara (me parece que me costó 13 euros) para lo que ofrece. 

 

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s