La pasta

Estos últimos días no tengo mucho que contar, estoy estudiando – lo que esta vida multidisciplinar y politecnológica me deja – para certificar de una vez mi “maravilloso” italiano y de paso – por exprimir un poco las neuronas – también para reforzar el inglés – ese idioma que un día más o menos dominaba y que actualmente tengo más que oxidado. Así que apenas he salido de casa para acercarme a la escuela a llevar o a recoger a la rubia y al ojazos…ah bueno y ayer me tomé por ahí un plato de pasta. Yo que  tengo el cerebro tan en ebullición que no quería tomar decisiones. ¿Qué tipo de pasta? ¿larga? ¿spaghetti, spaghettini, bucatoni, tagliatelle, trenette, fidelini? ¿corta? ¿penne, pennoni, tortiglioni, farfalle, conchiglie, lumache , creste di gallo, code di rondine, occhi di bove, occhi di elefante, di lupo, de passero, girini, vermicelli, linguine, bavette, orecchiette, fiori di sambuco, gramigna, sedani, Capelli d´angelo, maniche di monaca, avemarie, cappelli di prete? ¡¡Pues sí, todo esto son tipos de pasta…ahí es nada!!

IMG_0721

Y eso sin hablar de las salsas, porque hay ocho que se repiten más frecuentemente: la de pesto genovés (con albahaca y queso), la de pesto napolitano (con nueces y pimiento), la de ragú (nuestra boloñesa de toda la vida), la amatriciana (o de las cinco pes: pasta, panceta, pomodoro, pimiento y pecorino), la carbonara (de la que ya os hablé ampliamente en su momento), la arrabbiata (panceta, ajo, guindilla, pimienta negra, aceitunas, vino blanco y queso pecorino), la puttanesca (tomate, anchoas, alcaparras, aceitunas, pimienta, cebolla, ajo y guindilla) y la “nomeolvides” 😛 que no es otra cosa que pasta aliñada con aceite y mucho ajo y guindilla. Pero hay tantas salsas para acompañar la pasta como imaginación puedan tener los cocineros. Y una vez leí sobre un restaurante milanés llamado Spaghetteria en el que servían la pasta de 112 (para una emergencia) maneras, a saber, con todo tipo de frutas (desde el limón o la naranja, hasta grosellas o higos), flores (gardenias, tulipanes, violetas y rosas), frutos secos, quesos, trufas, pescados, mariscos y carnes (hasta de rana)…¡¡habrá que ir al restaurante a probar!!  

 

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Un comentario en “La pasta”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s