Creer, pensar, sentir

Mientras escucho de fondo el debate entre tres de los candidatos a gobernar nuestro país, me acuerdo de una frase que me dijo una vez una amiga española que habla perfectamente italiano (además de inglés y francés). “El problema de España es que los españoles creemos, mientras que en el resto de los países piensan”. Igual era pura filología lo suyo, pero a veces creo que había mucha y profunda verdad.

IMG-20151008-WA0001

Vacaciones en Roma

Sigo con las películas ambientadas en Roma y en esta ocasión poco nuevo puedo decir sobre esta película ¿quién no la ha visto alguna vez? Lo que sí que puedo hacer, si me dejáis, es daros un consejo y recomendaros que, si tenéis niños a los que les guste el cine tanto como a los míos – en especial a la rubia – la recuperéis y la veáis con ellos, porque al final es un clásico blanco y maravilloso, con el que salir un poco del cliché Disney.
Nosotros la vimos sobre todo porque es un cuento de hadas, donde la encantadora princesa interpretada por Audrey Hepburn se encuentra con el periodista y galán Gregory Peck y juntos nos van descubriendo una Roma con la que todos hemos soñado alguna vez. Después, por los valores éticos (que no vienen mal de vez en cuando), porque en este caso el final es feliz porque ganan los principios y la amistad sobre los intereses económicos y personales, y no porque terminen sellando su amor con un beso y con un “fueron felices y comieron perdices”. Y por último, pero no menos importante, por Roma ¡claro!, por las ganas de descubrir en la Roma que encontró la princesa Anna hace más de sesenta años, a esta otra Roma nuestra, tan distinta y tan igual.
Conmigo lo tenían fácil, pues me encantan las comedias románticas clásicas, pero a los bambini también les ha tenido enganchados a la pantalla. En todo caso os dejo un enlace para que os deleitéis un rato con las imágenes de Audrey, Gregory y Roma. ¿Quién quiere más?

 

 

Pandoro

Ayer los niños se fueron a una fiesta de pijamas, así que maridísimo y yo aprovechamos para cenar tranquilos. Es extraño, porque al final te quedas antes sin conversación, sin las interrupciones continuas: “come”, “siéntate”, “no molestes a esos señores”, “no lo toques con los dedos”.  Tan tranquila fue la cena, que después aún tuvimos ganas de dar un paseo. Durante el día hizo mucho frío pero, curiosamente, a esas horas de la noche, ya no hacía tanto aire y se estaba muy bien, así que llegamos hasta la Fontana di Trevi, que parecía doblemente iluminada, después de su limpieza de “cara”. Como también estaban iluminados, pero ya con ambiente navideño, muchos edificios del centro. Así que esta tarde la rubia y yo hemos decidido que también hoy empezaba la Navidad en nuestra casa y…¡¡hemos comprado un Pandoro y lo hemos cubierto bien de azúcar glass!!

20151128_170411

 

El tiempo de las coles

Llega la temporada de las coles y los supermercados se llenan con sus colores. Parece esto una oda a la coliflor, pero es que nunca me había dado cuenta de que existen tantos tipos: blanco, amarillo, verde, morado. Será cuestión de ir probándolos todos, a ver si existe o no diferencia.

20151126_084255_resized

Investigando un poco leo que la coliflor viene de Oriente Próximo – concretamente de ése del que tanto se habla últimamente, Siria y Líbano – y que fueron los romanos los primeros en traerlas y cultivarlas en Europa. ¡¡Y aquí siguen dos mil años después!!

El rapto de las Sabinas

Me estoy leyendo este libro para darme un barniz de historia de Roma, que falta me hace. El libro es ameno y cuenta muchas anécdotas, como la del rapto de las Sabinas, que viene al pelo en un día como hoy, jornada contra la violencia de género. Os dejo también la escultura que Bernini hizo sobre este tema y que está en la Galleria Borghese.

20151125_194330_resized

Y es que, parece ser que después de la fundación de Roma por parte de Rómulo, el rey se dio cuenta de que para que Roma fuese eterna les hacía falta una cosa fundamental: las mujeres. Por eso decidieron que lo más rápido y lo más efectivo sería secuestrar a las hijas de los Sabinos, sus vecinos. Esto, obviamente, no sentó muy bien por aquellas tierras y los sabinos exigieron a los raptores que se las devolvieran, pero éstos se negaron porque las habían tomado ya como esposas. Así el rey de los sabinos declaró la guerra a Roma. Pero en el fragor de la batalla entró en juego un tercer componente – más allá de los romanos y los sabinos – esas mujeres que, fuese cual fuese el resultado de la guerra, terminarían o bien huérfanas o bien viudas. Y así fue como se paró la contienda y como se hermanaron los romanos y los sabinos.

20150903_095826

Y ahora, para terminar, os copio un pequeño texto del libro:
Pero los raptos propiamente dichos, tales como los que acometieron los hombres de Rómulo, pertenecen a un eslabón anterior en la progresión de la cultura y responden a un instinto de perpetuación de la especie. El hombre primitivo se percata de que dispone de fuerza y poder para someter a la hembra. Así lo muestran algunos episodios de la mitología clásica donde muchas doncellas huyen de sus perseguidores y prefieren morir o metamorfosearse antes que caer en sus brazos (…). Me temo que hoy en día, en la intimidad del hogar, algunos hombres se comportan con sus parejas como los romanos con las sabinas“.

Árboles

Hoy estoy para subirme a un árbol y hacerme asceta. Esta pasada noche nos han vuelto a romper la ventanilla del coche. Y ahí sigue la ventanilla rota, porque el seguro (español) nos ha ignorado vilmente. Además desde esta mañana no funciona Internet en casa y Vodafone (Italia) nos ha dicho que (si acaso) el sábado les volvamos a llamar a ver qué pueden hacer. Y para colmo hoy tenía que presentar un trabajo y me lo han echado para atrás por escribir demasiado y ahora me toca rehacerlo…¡¡la hoja de reclamaciones del sistema, por favor!!

Ginseng

Hay una cosa que últimamente se ha puesto bastante de moda en Roma (no sé si también en el resto del mundo): tomar café al ginseng en lugar del más sencillo café expresso.

IMG-20141128-WA0003

Yo ya lo he probado: es dulce, energético, digestivo y relajante. Además, dicen, cuentan y rumorean (yo no puedo dar fé) que tiene acción antioxidante y afrodisiaca. En todo caso, como en todo, no conviene abusar y no se debe tomar si se padece úlcera duodenal o hipertensión, ni tampoco si se está embarazada o lactando o en caso de que se tomen algunos medicamentos como la insulina o los anticoagulantes.
¡¡A probar!!