San Clemente

La iglesia de San Clemente, cerca del Coliseo, fue una de las primeras que visitamos cuando nos instalamos aquí. Me impresionó mucho, tanto que hoy tenía ganas de volverla a ver. Y eso que la entrada no es barata, cuesta 10 euros (aunque es gratuita para los menores de 16 años), pero merece totalmente la pena, porque por ese dinero viajas durante un buen rato en el tiempo y además comprendes de repente cómo está construida Roma. Cuando entras, a nivel de calle te encuentras una iglesia del SXII, con un impresionante mosaico central.

20151108_131223_resized

Después, bajas hasta una iglesia anterior, concretamente del S.IV que parece que estuvo en pie hasta que los normandos arrasaron Roma en el S.XI. Esta iglesia, dedicada a San Clemente, el cuarto Papa, destaca por los frescos de épocas diferentes y también diferentes estados de conservación. Se cree que el más antiguo es uno de la Virgen María con el niño, pero el más curioso, al menos para mí, ha sido uno que narra la leyenda de Sisinnius, esposo de Teodora, una romana que fue convertida al cristianismo por Clemente. El hombre, loco de celos, manda a tres de sus siervos a arrestar al santo para llevarlo a la cárcel, pero estos se vuelven locos y tratan de arrastrar una columna, creyéndose que es San Clemente. Pero lo más curioso del fresco son los textos que acompañan las imágenes y en los que se puede leer algo así como “Fili de le pute, traite” (¡HIjos de puta, tirad, tirad!), vamos, lo que le decía el celoso y vengativo esposo a sus enloquecidos sirvientes.
Por último bajas de nuevo y llegas hasta las ruinas de antiguos edificios romanos, concretamente dos, unidos por un estrecho pasadizo: una amplia estructura que pudo ser una especie de Casa de la Moneda y un templo de Mitra, donde destaca un altar con un relieve de Mitra matando al toro. El mitraismo, culto a la masculinidad, rivalizó con el cristianismo en la Roma del S.I. Lo dicho, impresionante la iglesia. Casi de visita obligatoria para comprender la historia y la arquitectura romanas.

20151108_130308_resized

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s