Historia 2: los Reyes

Y esta entrada está dedicada a mi amiga Speciada, que quiere saber más de Roma y que hoy cumple cifra redonda. Vamos a por ello…Habíamos dejado a Rómulo ya convertido en rey de esa ciudad a la que llamó, como no podía ser de otra manera, Roma. Pero ¡claro! ser rey sólo mola si tienes súbditos sobre los que reinar, así que se dedicó a la laboriosa tarea de poblar la ciudad y no podía ponerse muy quisquilloso con el tema, así que tuvo que aceptar a prófugos y delincuentes de todas las ciudades cercanas, todos de origen latino. Pero no se acababan ahí los problemas, porque pronto se dio cuenta de que la vida de Roma sería muy corta, pues todos los nuevos habitantes eran hombres. Sí, los romanos se dieron cuenta pronto de la importancia de las mujeres. Y como no tenían las suyas propias, corrieron a secuestrar a las hijas de los vecinos Sabinos, que vivían en la colina del Quirinale (donde hoy está la residencia del presidente de la República) y se casaron con ellas. Pero los Sabinos no se quedaron de brazos cruzados y entraron en Roma a sangre y fuego para liberar a sus hijas, que terminaron yendo al campo de batalla a poner paz, pues al final se habían acostumbrado al cariñito de los romanos y no querían perder ni a sus padres y hermanos, ni a sus maridos. Y así se firmó la paz. De manera que los Sabinos pasaron a formar parte de Roma, como antes lo habían hecho los latinos y como después lo harían los etruscos que habitaban la vecina Toscana. El segundo rey de Roma fue de hecho un sabino que mantuvo la paz, se llamaba Numa Pompilio y además instauró la religión romana. El tercero fue Tulio Hostilio, un guerrero que organizó militarmente a los romanos y que conquistó el cercano pueblo de Alba Longa gracias a unos trillizos romanos de apellido Horacio que mataron a los trillizos albaneses llamados Curiacios. Alba Longa fue destruida y sus gentes, ya convertidos en romanos, fueron trasladados al Monte Celio (por detrás de lo que hoy en día es el Coliseo). El cuarto rey de Roma llegó al poder tras matar al anterior rey. Vale, no es una manera muy ortodoxa, hay que reconocerlo, pero lo cortés no quita lo valiente y terminó haciendo cosas buenas por Roma, como construir el puerto de Ostia que hizo que Roma pasase de ser una ciudad agrícola a tener como actividad principal el comercio. El nombre de este cuarto rey fue Anco Marcio. El quinto rey era de origen etrusco y se llamaba Tarquino Prisco. Fue el primero que organizó juegos en el Circo Massimo y que construyó la Cloaca Massima. Roma crecía en tamaño y en población y necesitaba nuevos servicios y ya de paso, monedita de oro para construir una calle, monedita para los baños públicos, monedita para…hacerse un inmenso palacio. Vamos, lo de siempre: un poquito para el pueblo, un muchito para mí. El sexto rey era hijo de una esclava del anterior, pero dio el braguetazo como se suele decir y terminó casándose con la hija del rey. Pero ya se sabe que hay gente que pronto se olvida de sus orígenes y éste es el caso, pues ordenó a la población en función de su riqueza, aunque también construyó una de las primeras murallas de Roma y promovió la industria y el comercio, pero ni eso le salvó de su propio asesinato por el que sería el último Rey de Roma, Lucio Tarquinio el Soberbio que, como su propio nombre indica, no despertó muchas simpatías entre los romanos, pues estaba obsesionado con la gloria; aunque su caída en desgracia tuvo que ver con el hecho de que tanto él como su familia campaban por Roma a sus anchas y después de que su hijo violara a Lucrecia y ésta se suicidara, el pueblo, apoyando a la familia de la difunta, organizó una revuelta que terminó con la salida del Rey de Roma y con el comienzo de la República Romana, que ya será otro día.

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s