Referéndum

Es bastante difícil pretender adentrarse en la política de un país ajeno, cuando apenas tienes la capacidad de comprender las bases que sustentan el tuyo propio. Sí, ya lo veis, al final lo han conseguido y yo, que durante años deseé cumplir los dieciocho para poder votar, me veo ahora con un escepticismo difícil de dominar. Y eso allá en España, porque acá, voy aún más allá, mucho más allá y presencio con bastante (por no decir toda) indiferencia, la lucha entre el sí y el no a la reforma constitucional que se votará en Italia el próximo 4 de diciembre. Pero bueno…

20161121_110623

Por un lado están los partidarios del SÍ, encabezados por Renzi, que dicen que con la reforma se agilizarán y abaratarán mucho los procesos; porque se acabará con el bicameralismo perfecto, es decir, la igualdad de poder entre las dos cámaras, ya que se pretende reducir el Senado de 315 a 100 senadores, que además verán también reducidas sus competencias – por ejemplo ya no votarán al gobierno. Además con la reforma, el Senado hará de “cámara de compensación” entre el gobierno central y los poderes locales, lo que los partidarios del SÍ consideran que disminuirá los contenciosos entre el Estado y las Regiones ante el Tribunal Constitucional. Por otro lado los partidarios del NO creen que se trata de una reforma ilegítima y que al desaparecer el bicameralismo perfecto se crearán conflictos de competencias entre el Estado y las regiones y entre la Cámara y el nuevo Senado, además piensan que ni se simplificará el proceso – pues habrá al menos siete procedimientos legislativos según las reglas del nuevo Senado- ni tampoco se abaratarán costes. Además creen los partidarios del NO que se dificultaría aún más la participación ciudadana directa, pues hasta ahora se necesitaban 50.000 firmas para hacer un proyecto de ley de iniciativa popular y con la reforma se necesitarían 150.000. En fin…¿Quién tendrá razón? ¿Quién brindará con prosecco el próximo día 5? Pues yo creo que Renzi, primero porque el bloque del SÍ es más homogéneo que el frente por el NO y también, y sobre todo, porque se está utilizando mucho el miedo al “populismo”, en este caso de Grillo, para promover el SÍ, aludiendo a que un triunfo del NO debilitaría mucho al gobierno de Renzi y, consecuentemente, fortalecería a Cinque Stelle, el único partido que ahora mismo puede quitarles algo de fuerza. Si se cumplen mis predicciones (que ya os digo que suelo acertar más que las encuestas oficiales) y gana el SÍ, ya nos contarán los italianos los pros y los contras de esta reforma y si es verdad que supone más agilidad en los procesos y más estabilidad política.  

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s