Italianeando

En la plaza de la Fontana de Trevi hay un Benetton. Debe estar allí desde hace siglos, porque ya lo recuerdo de la primera vez que vine a Roma allá por el 88, cuando yo aún era tierna (ay madre, sí que ha pasado tiempo sí 😦 ). Ayer pasé por allí, mientras volvía a casa después de unas clases y decidí entrar a comprarles un par de camisetas a los bambini, que han debido crecer y con todas las que tienen enseñan el ombligo. La dependienta que me atendió fue muy amable pese a que…¡¡me estuvo hablando en inglés todo el tiempo mientras yo le hablaba en italiano!!. Al final se lo dije, sonriendo, pero enlazando unas frases con otras en mi mejor italiano y ella me dijo que cuando me había dirigido a ella por primera vez no le pareció que yo tuviese “acento italiano”. “Claro” – le contesté – “supongo que es porque soy española” y entonces ella dándome la razón me respondió “¿Ves? por eso”. Me podía haber dicho “perdona, es que esta tienda, estando donde está, atiende principalmente a personas que no hablan italiano y la fuerza de la costumbre hace que ya no sepa ni en qué me hablan, no me he dado cuenta”. Pero no, me dijo “Por eso”. Y yo le dije “Por eso…¿qué? ¿Que como soy española me hablas en inglés?”. Claro, porque por todos es sabido que en España se habla inglés, sobre todo cuando vas a comprar camisetas. Esto último no se lo dije, obviamente. La cuestión es que al principio no lo decía, pero según pasa el tiempo y más domino el italiano, más rabia me da que me hagan eso. Y a vosotros – desde allá desde donde me leáis – os puede parecer una tontería, pero para mí (y para otros extranjeros como yo que en algunos casos dominan y bastante la lengua de Dante) es un desprecio a todo el tiempo que he(mos) empleado en aprender una lengua que a fin de cuentas sólo se habla aquí. Así que, italianos de Italia, si me leéis, cuando alguien os hable en italiano, independiente de si lo hace bien o mal, contestadle en italiano por favor. Y para los que hayáis sido valientes y hayáis llegado hasta aquí, ahí os dejo una nueva foto con todo el brillo de la Fontana.

.20161121_111122

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

5 comentarios en “Italianeando”

  1. Tienes toda la razòn…jolin.aqui no pasaria pq la dependienta igual no sabria hablar ingles aunq tambien pienso q a mi cuando me hablan en español con otro acento me esfuerzo por hacerme entender o al menos preguntaria….quiere hablar en ingles?pq a lo mejor quieres hablar italiano!!!!por supuesto.

  2. ay!! di que sí, no sé si es la edad, o la seguridad, o tu italiano casi perfecto, pero vale ya: yo con los idiomas, no (obvio), pero empiezo a ser más asertiva y a poner de manifiesto cuestiones que me chirrían… aunque a otros (entre los que obviamente no te incluyo) les parezcan tontunas.

  3. A mi me encantó esta ciudad!!! Todos son amables y reciben al turista con mucho amor!!
    Mi experiencia puedes leerla en mi post Humo Blanco, Habemus papam.. porque tuve la suerte de visitarla el día de la elección de Francisco!! Extraordinario día…
    Saludos desde Venezuela!
    Jessica

    1. Gracias por el comentario. Me alegro de que disfrutases tanto de esta ciudad. Y qué envidia que estuvieses aquí un día tan importante como el de la elección de Francisco, yo llegué ese año, pero unos meses después.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s