Palazzo Colonna

Ayer por la mañana nos acercamos hasta el Palazzo Colonna, que está muy cerca de la Piazza Venezia. Es un palacio de gestión privada, pertenece a una de las familias de más rancio abolengo de Italia desde el S.XIII, cuando llegaron a Roma procedentes de Colonna (una localidad cercana).
Los Colonna, de hecho, siguen viviendo en un ala del palacio, mientras que el otro ala está ocupada por la Galería Colonna, cuya entrada no es precisamente barata – es sin duda, sino la más cara, sí que una de las más caras que he pagado en estos años en Italia – pues cuesta 30 euros (¡casi nada, más o menos como un billete Madrid-Roma con Ryanair volando en martes!). Eso sí el lugar es espectacular. Situado en el centro de Roma, con varios patios centrales, arbolados, que dan unidad a un conjunto arquitectónico formado por varios edificios y luego con unos amplios jardines en una colina con vistas a toda la ciudad.
La parte más antigua del palacio es del S.XIV, aunque la mayor parte es del S.XV – cuando fue habitado por Oddone Colonna, el Papa de la familia (pues ya sabéis que toda familia respetable en Italia tiene que tener al menos un Papa) que se hizo llamar Martin V – y del S.XVI – cuando fue habitado por Marcantonio I Colonna, un capitán general del ejército que tuvo su gran momento en la Batalla de Lepanto, tal y como confirman muchos de los frescos en los techos del interior del Palacio y también algunos muebles que representan a los esclavos tomados presos tras la derrota.
Pero las fachadas son aún posteriores, pues datan de los S.XVII y S.XVIII. La mayoría de obras de arte que hay en la Galería las adquirieron el Papa Martin V, Filippo I, Girolamo I y Lorenzo Onofrio (todos de la familia). Del interior del palacio, pues ¿qué os puedo decir? está lleno de frescos (que como os he dicho representan la victoria de Lepanto), de cuadros fantásticos (como El comedor de habas, de Carracci), de telares (franceses y belgas), de muebles-joya (como una cómoda hecha en ébano y marfil que representa el Juicio Final de Miguel Ángel), de lámparas enormes de cristal de Bohemia y de Murano…Y es todo tan tan tan barroco, que hay un momento que te sale el dorado por los ojos y aún así no puedes dejar de mirar.
Después de visitar la Galería Colonna, aún puedes visitar los Apartamentos de la Princesa Isabel, que son más de lo mismo – lujo y arte – y los jardines, que como os he dicho destacan sobre todo por sus espectaculares vistas de la ciudad y donde la rubia se ha dado cuenta de que ella ya había estado allí celebrando el cumpleaños de una amiga suya del cole que ahora debemos suponer que es Colonna…¡¡mare mia, mare mía, qué nivel Maribel!!. En fin, que el palacio es espectacular, pero si andáis de paso por Roma, tenéis opciones mejores para gastaros 30 euros. Si por el contrario andáis sobrados, os informo de que podéis alquilar la Galería para eventos privados con catering. En tal caso, no olvidéis invitarme 🙂

 

 

 

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Un comentario en “Palazzo Colonna”

  1. pues hombre….la rubia ya podia haber avisado antes q era amiga de una Colonna y os ahorrabais una pasta de la visita.aunq si tiene una amiga q hace fiestas privadas en una megavilla igual os sale caro si tenéis q corresponder 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s