Frío

Tengo mucho trabajo pendiente y el brillo del sol a través de la ventana engaña, más en una ciudad tan luminosa como Roma. Cuando atraviesas la puerta, te atrapa el frío glacial. Así, ayer salí de mi cálida cama para meterme en una clase sin calefacción y cuando feliz creí volver al calor del hogar, mi caldera también había decidido tomarse unas vacaciones. ¡Qué mal momento ése en el que tu cerebro sólo puede pensar en tus pies congelados!. Menos mal que, aunque tarde, conseguimos solucionar el problema porque, aunque creo que ya remite, sigue el frío en Roma. Para muestra, os dejo una imagen de una fuente helada en el Corso de Vittorio Emanuele.

20170109_084252

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

2 comentarios en “Frío”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s