Trentino Alto Adige: Plan de Coronas

Las pistas de esquí tienen algo fascinantemente turbio. Cómo destrozar una montaña para el disfrute de un enjambre de seres humanos que luchan por entrar en una cabina y para ello se dejan el sueldo. “Da mucha riqueza a la zona”, me dirán algunos, y no les falta razón, pero no sé si todo vale. Creo que al final todo lo que estamos haciendo tiene un precio que ya estamos pagando (y no en euros, ni en dolares). En todo caso como os digo, no deja de ser atractivo todo el guirigay que se monta en torno a la nieve y sin duda esas colinas blancas, incluso cuando el resto del paisaje es marrón, atrapan mi atención. 

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s