Totti se retira

Te tiene que gustar mucho el fútbol o tienes que haber vivido aquí para saber lo que significa Totti. Ayer todo el centro de Roma estaba teñido de púrpura y dorado en honor a este tipo corriente que en la ciudad eterna es mucho más que un ídolo. Y es que…si Totti se retira del fútbol, yo no tengo más remedio que irme de Roma 😉 Pero antes hago mías algunas de las palabras que ayer dedicó a su afición: “Apagar las luces no es fácil, y ahora tengo miedo, por eso necesito vuestra ayuda“.

 

Race for the cure Roma 2017

Hoy pasamos una divertida jornada de deporte en compañía de…¡¡miles de personas!!. Y es que la carrera que recoge fondos para la investigación del cancer de mamá, reune en Roma cada año a mediados de mayo a más de sesenta mil participantes que, de manera competitiva, no competitiva o como andarines lleva a cabo un recorrido de cinco kilómetros que sale de la Boca de la Verdad y pasa por enfrente del Monumento a Vittorio Emanuele II, el Coliseo y las Termas de Caracalla, para terminar en el Circo Máximo. No tengo fotos en los monumentos, porque bastante he hecho con acompasar la respiración al tiempo que mis piernas se movían…triste vida moderna que nos conduce a la sobrealimentación y a la inmovilidad 😛 . La carrera es, como os digo, muy bonita, al pasar por delante de esos monumentos que te recuerdan a cada paso que estás en Roma; pero es complicada, más que por el calor y alguna cuestecilla que te hace arrastrar la lengua por los sampietrini romanos, sobre todo por la cantidad de gente y por el diferente nivel de los participantes, y es que, salvo los competitivos que salen unos minutos antes, los andarines y los corredores salen a la vez, lo que te hace estar esquivando a la gente durante el primer kilómetro y medio más o menos. Fuí, por cierto, acompañada de los bambini y de maridísimo que consideraron que la mejor manera de motivarme era “ir tirando”. Ellos corrieron la carrera en algo más de media hora, y yo…pues en cinco minutos más 😦 . En fin…ten familia para esto. En todo caso, la celebración se extiende a lo largo de todo el fin de semana, de viernes a domingo, con diferentes actividades en Circo Máximo, desde actividades aeróbicas en grupo abiertas para cualquiera que se anime, hasta actividades infantiles, seminarios sobre alimentación y  pruebas médicas gratuitas. Nosotros, por nuestra parte, hemos preferido terminar la jornada en una terraza con una cerveza fresquita y una buena pizza de la Montecarlo, en compañía de amigos que también han participado en la carrera. Una buena acción y muy divertida para hacer en familia.

La maratona

Después de casi cuatro años amenazando con ello, por fin maridísimo ha completado la maratón de Roma. Y allí estábamos nosotros para animarle a él  y a muchos otros de los más diez mil que hoy se han puesto las zapatillas y se han echado a las calles romanas para recorrer los 42 kilómetros soportando además de los sampietrini, la tortura de la lluvia intensa. En lo positivo el entorno, el calor de la gente y la emoción de llegar…entero y en 3 horas y 15 minutos.
 

Roma – Ostia

Hoy una buena jornada de domingo, porque después de la media maratón Roma-Ostia que maridísimo corrió un año más, tocó comida en una terraza con vistas a la playa, con sol y buena compañía. Si no fuese por estas cosas…¿quién iba a aguantar una ciudad tan invivible como ésta? Una ciudad preciosa, probablemente una de las más maravillosas del mundo, pero que demasiadas veces te depara sorpresas desagradables, sobre todo en relación a las largas travesías (en el desierto) de sus carreteras. Hoy sin ir más lejos tardamos para recorrer (en coche – aclaro) los menos de 30 kilómetros que separan Roma de Ostia nada menos que…¡¡una hora y cincuenta minutos!!. Que sí, que lo de ayer era mentira, que en realidad no estoy nada relajada con Roma 😛 

20170312_160642

En cuanto a la carrera, como ya supongo que os diría en años anteriores, es una de las medias maratones más concurridas, es muy favorable para hacer buenas marcas, porque es una recta interminable, hay muy buen ambiente y está bien organizada.

 

 

 

 

Roma-Villarreal

Esta tarde estuvimos otra vez en el Stadio Olimpico, en esta ocasión para ver jugar a la Roma contra el Villarreal. El ojazos tenía el corazón partido. Yo lo tenía bastante más claro, puesto que, aunque como ya he dicho varias veces yo soy culé, si tuviese que elegir otro equipo, por cercanía y querencias, elegiría sin duda al Villarreal. Así que allí hemos estado los cuatro, con otros tres amigos, animando a los de Castellón y, aunque el partido no tenía mucha emoción después del resultado de la ida (0-4), por lo menos hemos disfrutado de alguna jugada destacable del submarino amarillo y también hemos visto jugar al ídolo local, Totti. Una buena jornada un poco diferente a lo habitual. El resultado final por cierto fue 0-1.

Domenica

Lo mejor de Roma son sus zonas verdes. Es la posibilidad de hacer un picnic en uno de sus muchos parques (hoy hemos inaugurado la temporada en el parque di Tor di Quinto después de montar en bicicleta por la pista ciclista de la que ya os he hablado alguna vez) o dar un paseo, sentir un olor a campo, buscar y encontrar un establo lleno de caballos (a solo dos kilómetros de Piazza Spagna). Y esta ciudad que me enloquece por muchas otras razones menos agradables, me vuelve loca también por este tipo de contrastes fantásticos.