La recepción del Embajador.

Hasta esta mañana, cuando alguien mencionaba delante mío la recepción del Embajador, irremisiblemente, me venía a la cabeza Isabel Preysler, toda glamour y distinción, repartiendo Ferrero Roché. – ¡¡qué daño ha hecho la televisión a nuestra civilización!!.
Pues no. Y sí. Que de todo hay en la viña del Señor.
Y es que esta mañana he estado en la recepción que el Embajador bilateral (España-Italia) daba en su residencia del Gianicolo con motivo de la fiesta nacional (¿aún se llama así al día del Pilar?). El lugar es impresionante. El entorno, en lo alto de una de las colinas de Roma, deja ver una de las vistas más fantásticas de la ciudad. Hoy el día no acompañaba y ha estado nublado e incluso ha llovido durante un rato, pero en un día despejado debe ser una auténtica maravilla.
La residencia del Embajador de España en Italia.
La residencia del Embajador de España en Italia.
Vistas desde la residencia del Embajador.
Vistas desde la residencia del Embajador.
En cuanto a mis impresiones, pues la mayoría me conocéis y sabéis que no soy yo dada a saraos multitudinarios, que lo del protocolo me viene en general bastante grande y que, aunque en los últimos tiempos me haya reformado un poco (por la dichosa crisis de los 40), lo mío siempre han sido los vaqueros, las sudaderas y las botas. Así que, en un primer momento entré en estado de pánico…”¿qué se pone una “chica” como yo, para ir a la recepción del Embajador?”…sobre todo cuando sabes que te van a mirar y que habrá gente que quiera conocerte, porque tu marido es uno de los organizadores y además se estrena en el cargo. Pero después, una se va viniendo arriba y al final, un vestido mono, unos tacones y la peluquería hacen milagros. Estoy segura de que habrá gente a la que he conocido hoy, que no me reconocerá con mi aspecto habitual. La cuestión es que, justo antes de salir de casa, he metido los nervios en un cajón, y en cuanto he llegado a la Embajada, me he ayudado por cuatro copas de cava (creo que no había bebido tanto en toda mi vida anterior junta), para empezar a hablar con unos y con otros, y al final hasta he conseguido pasármelo bien y he terminado disfrutando de la velada.
Si queréis saber sobre la gente, pues en general la gente iba guapa. Pero el ambiente era heterogéneo, te podías encontrar tanto a mujeres arregladas como para ir a la boda de un príncipe, como a jóvenes con vaqueros pirata y medio rotos, señoras que habían incrementado un poco más el agujero de ozono, a juzgar por la cantidad de laca que llevaban en el cardado y jóvenes rapados y con cresta mohicana, bastantes hombres (y alguna mujer) uniformados, y chicas jóvenes con vestidos de desigual. Que todo cabe en estos eventos. Había incluso, entre el ajetreo, tres señoras de mediana edad (por ser generosa), que eran para echarse unas risas. Igual son eminentísimas y celebérrimas, pero a simple vista eran una mezcla entre Belén Esteban y Sara Montiel, bastante retocadas estéticamente, y muy conjuntadas estilísticamente, con su vestido, sus tacones y su foulard de pantera, todo a juego. Además han estado casi todo el tiempo sacándose fotos en cada estancia, poniendo morritos y con la pierna medio estirada. Pero ya para ponerle la guinda al pastel, a la salida, mientras hacían eses y no atinaban a darle la mano al Embajador, decían “uuupsss, me parece que me he pasado con las copas”. A mí la verdad es que me han hecho mucha gracia, aunque casi acabo yo como ellas (¡es broma, mamá!). En fin, la pena es que me he quedado sin hablar con ellas, porque parecían bastante divertidas. ¡Igual la próxima vez!.
Por lo demás, si el lugar por fuera es una maravilla, hay que decir que por dentro no desentona en absoluto. Ahí está parte de nuestro patrimonio artístico: cuadros, tapices, relojes y algunos muebles verdaderamente espectaculares. El edificio tiene tres plantas, las dos primeras estaban abiertas (en la tercera están las estancias privadas del Embajador) y había aproximadamente unas diez salas por las que se podía circular libremente. Y en alguna de ellas, como podéis imaginar, había bebida y comida a discreción. ¡¡Cómo para no disfrutar!! 
Mueble de patrimonio nacional.
Mueble de patrimonio nacional.
Una de las salas de la Embajada.
Una de las salas de la Embajada.
PD: Voy a ver si paso el filtro de la censura, que me tienen miedo (:oP). Es broma. Participando de ello, y con este blog en el que intento guiarme por la neutralidad, poco más puedo añadir. Mañana más. Eso, en principio, sí que es verdad.

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

5 comentarios en “La recepción del Embajador.”

  1. Oye! muy bonita la residencia pero ni una foto tuya a lo Preysler y por cierto ya te has enterado de lo que dicen de tí en el circulo embajaril? La Pilarica sigue siendo la patrona de la hispanidad, y te lo confirmo porque llevo cuatro días en Zaragoza, y me he hecho el tour completito: la basílica, las joticas, y el izado de bandera (¡viva España! incluido) rodeada de tooodas las autoridades, incluido el Belloc (que mayor está el pobre!),uniformada con el correspondiente cachirulo, (Como Dios manda) que vengo medio mañica y todo, oye, que ya ves cada una con su karma y en su ambiente,je,je,

    1. Creía que lo de la “hispanidad” ya no era políticamente correcto…¡qué cosas!. Belloch no debe estar mayor, debe serlo, ¿no?. ¿Te ha gustado Zaragoza? Con lo que le gusta a Fernando igual un día termina siendo mi ciudad. ¿Divertidas las fiestas de Pilar? Yo nunca he estado. Me lo apunto en pendientes.

  2. Que pasa Elena!!! Todas echamos de menos lo mismo…una fotico tuya vestida elegantemente.!!! Por otro lado has tenido a alguien cerca con quien poder cotillear ¿no? Como me hubiera gustado estar alli contigo cotilleando de unas y de otras ji ji!!!

    1. Mi foto de perfil en el Facebook es del primer día de recepciones. La verdad es que estaba con unas y con otras, pero no cotilleaba, porque aún no hay confianza. Yo echaba de menos a alguna de vosotros para poder ser malvadísima…jaja.

  3. Buenas tardes feliz año nuevo.
    Con el respeto que se merece a quien corresponda leer mi comentario lo que más quisiera es conocer Italia, pero por el momento no dispongo
    De medios económicos para realizat mi tan anhelado sueño. Pero si deseo mantener contacto con uds. Hasta pronto. Sé que un dia visitaré Italia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s