Toscana 5: Florencia y Montepulciano

De nuevo el día nos ha sonreído y nos ha mostrado su mejor cara. Maravilloso despedirse de esta manera de Florencia, visitando además la Iglesia della Santa Croce, para quedarte así con ganas de más y desear volver. La Iglesia de la Santa Cruz se caracteriza, además de por los frescos de Giotto, por tener multitud de sepulcros de personajes célebres italianos, como Miguel Ángel o Galileo. Y además, hay una estatua de la Libertad, que dicen que podría ser la “inspiradora” de esa otra que todos conocemos.
Estatua de la Libertad en la Iglesia de la Santa Cruz de Florencia.
Estatua de la Libertad en la Iglesia de la Santa Cruz de Florencia.
Después de comer, nos hemos adentrado en las tierras toscanas y hemos llegado hasta Montepulciano. El pueblo no es precioso, aunque tiene su encanto. Pero, aunque os parezca increíble no hemos encontrado ninguna torre a donde poder subir. ¡Una decepción!. :P. Lo más parecido ha sido esto…
Torre con reloj y campana en Montepulciano.
Eso sí, todas las calles está llenas de pequeños comercios donde tratan de vender los productos típicos de la Toscana. Como curiosidad cinematográfica, os diré que aquí fue donde se rodó la saga de “Crepúsculo” (para mí ya hay suficientes vampiros en la vida real como para meterme en un cine a ver más, así que no he visto ninguna de esas películas, pero igual alguno de vosotros, sabéis a qué paisajes me refiero) y también algunas secuencias de “Bajo el sol de la Toscana”.
Montepulciano.
Montepulciano.
El pueblo, como veréis, está…repetid conmigo…”en-lo-al-to-de-una-co-li-na”. Muy bien, chicos. Sí, el pueblo está en una pequeña montaña, lo que hace que cueste un poco subir (el tráfico está limitado), pero que las vistas de los paisajes verdes y ocres típicos de la región sean espectaculares, especialmente los de los viñedos, puesto que ésta es una reconocida zona de vinos, o eso me han dicho…que yo no bebo. Bueno, me lo han dicho y también lo he podido comprobar en la sección de vinos del supermercado, una vez en Roma…y es que sí, por esta vez, ya se nos ha acabado lo bueno.
Pero para la próxima visita a la Toscana, nos queda pendiente una estancia en una casita rural en mitad de un viñedo, para pasear y montar en bici.

montepulciano vides

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Un comentario en “Toscana 5: Florencia y Montepulciano”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s