España-Italia

Me envían el anuncio de Campofrío de este año, ése que dice algo así como “te podrás ir, pero no te harás”. Y en un primer visionado, pues me parece bonito, aunque por alguna razón no termina de llegarme…y es raro, porque yo con estas cosas, y más estando fuera de casa, soy muy ñoña. De hecho un vídeo que me enviaron hace un par de meses de unos muchachos que volvían de vacaciones a España, sin avisar a su familia, después de dos años en el extranjero, me hizo llorar durante varios días seguidos (bueno, venga, igual exagero un poco, pero sí que recuerdo que las lágrimas se me caían). Pero éste de Campofrío, no sé…al enseñárselo a maridísimo para ver qué es lo que opina él, (“es bonito” – se limita a decir), lo veo por segunda vez y entonces me doy cuenta de que…sigue diciendo eso de “como se vive en España, en ningún sitio”,  sigue anclándose en la imagen de fiesta y chanza, que es precisamente lo que terminamos vendiendo, y por ende, lo único que los demás ven en nosotros, y parece que los españoles siempre se quejan de “lo mal que está todo”, de que en otros países las cosas están mejor, pero en realidad se acomodan a su situación y, como en una sentencia del tipo “será malo, pero es mío”, al final terminan haciendo una fiesta, en lugar de buscar alguna solución para mejorar las cosas.
Y digo yo…me he ido a Italia, pero no, no me hago italiana, por ahora sigo con pasaporte y nacionalidad españolas, pero sí que quiero dejar claro que en Italia se vive bien, los italianos tienen sentido del humor, la comida es buena, el clima es bueno, a la gente le gusta disfrutar de la vida, se tocan, se besan y además tienen menos de la mitad de paro que nosotros…así que no, que no nos vendan el mismo cuento de siempre. Y lo mejor de todo es que, aunque en Italia adolecen de muchos de los males españoles, puedo permitirme el lujo de contemplarlos como una mera espectadora, sin que me afecten demasiado (al menos por ahora). 
Instituto Cervantes y Librería española en Piazza Navona.
Instituto Cervantes y Librería española en Piazza Navona.
En cuanto a la opinión que tienen los italianos de España y los españoles, debo decir que en general es buena o muy buena. Casi todo el mundo que nos escucha hablar español, nos pregunta; los que conocen España siempre dicen que es maravillosa, muchos chapurrean un poco de español (lo aprenden en el colegio después del inglés), enloquecen con la paella y con nuestro cine. Además, he conocido a varios italianos que han vivido en España por un tiempo, por estudios o por trabajo, y siempre les pregunto lo mismo “¿Qué es lo que menos te gusta de España?”, pero aún nadie me ha contestado, todos se limitan a decir que todo les encanta. Espero, algún día, recibir otra respuesta. Por cierto, que a mí lo que menos me gusta de Roma es, indudablemente, el tráfico (que sí, que en Madrid también hay mucho, pero no es igual).

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s