Tradiciones navideñas y alguna anécdota

Mañana se acaba el periplo navideño por nuestra querida península y esta noche llegan los Reyes Magos y la Befana, pero no hemos debido ser muy buenos ni a éste, ni al otro lado del Mediterráneo, sobre todo yo, porque acabamos exactamente como comenzamos: ¡¡¡ingresados en el hospital!!!. Afortunadamente en medio ha habido diez días maravillosos para disfrutar por encima de todo de nuestra familia y de nuestros amigos. Y yo, me quedo con eso, con los buenos momentos que ya se van conmigo para Roma, y a los que me agarraré cuando me de la morriña. Al estreptococo pyogenes beta hemolítico del Grupo A de Lancefield…¡que le den! 😦
Sin querer extenderme…Sanidad italiana 0 – Sanidad española 1

vía

Por lo demás, os contaré que entre las tradiciones navideñas italianas, aparte del Pandoro y del Panettone (de los que hablaré luego), una de las que más me gustan es la de la Befana, que es una viejecita, que se desplaza en escoba y que trae regalos a los niños el día de la Epifanía (de ahí precisamente viene su nombre). En general, hoy en día,la Befana sólo trae chocolate a los niños buenos y carbón a los malos, pues el grueso de los regalos ya los trae Papá Noel el día 25.  Por cierto, que por ahí se rumorea que estos dos seres encantadores, Papá Noel y la Befana, son matrimonio. La historia cuenta que, cuando los Reyes Magos iban de camino para darle los regalos al niño Jesús, pasaron por delante de la casa de la Befana y le preguntaron si quería ir con ellos, pero ella excusándose en sus múltiples responsabilidades, dijo que no podía. Luego se dio cuenta de que se había equivocado y debía ir a llevarle también un regalo al niño Jesús, pero ya era tarde, pues los Reyes Magos ya se habían ido. Dicen que aún en la actualidad anda buscando al niño Jesús. Un villancico popular italiano dice “La Befana vien di notte, con le scarpe tutte rotte, col vestito da romana, viva viva la Befana!”.  Pero claro, ellos mismos admiten que los que llegaron hasta el niño Jesús hace dos mil años – y hasta nuestras casas todos los años – son los Reyes Magos, así que… tradición italiana 0 – tradición española 1.
Pero en esto de la Navidad, también tenemos cosas en común los italianos y los españoles, como algo tan auténticamente navideño como es el Belén. El primero del que se tiene noticia es un Belén viviente que se llevó a cabo en Greccio (Italia), en el S.XIII y que organizó, nada más y nada menos que San Francisco de Asís después de visitar Tierra Santa. Así, en Italia llevan muy a gala la tradición del pesebre, sobre todo en el sur y, más concretamente, en Nápoles donde, desde el año 1700 más o menos, realizan pesebres artesanales de gran valor. Luego, a mediados de ese siglo XVIII, cuando Carlos III llegó a España convertido en rey después de permanecer varios años en Nápoles, trajo consigo su gusto por los Belenes. Primer punto para los italianos…
En cuanto a lo gastronómico – que sé que es lo que más os interesa, ¡¡pillines!! – los dulces más destacados en las fiestas navideñas, aunque también comen una especie de turrón, son el pandoro y el panettone. A mí me gustan mucho los dos, sobre todo si son de panadería, pero cuando llegué a Roma sólo había probado el panettone y ahora he de reconocer que, después de probar el pandoro (¡¡um!!), ¡¡tengo un poquito más de debilidad por éste último!!. El pandoro es de origen veronés, tiene forma de estrella y está hecho con masa fermentada de hojaldre y todo recubierto de azúcar glass. Lo dicho…¡¡um!!. El panettone es de origen milanés y está hecho de masa madre con fruta seca o confitada y, a veces, le ponen también algún tipo de relleno de chocolate. Los dos buenísimos, sin duda, y aunque hay que destacar el “marketing” italiano por supuesto, y lo difícil de la elección (nuestros dulces navideños levantan el espíritu), yo me arriesgo y creo que este punto también se lo merecen, ¿o no?

20131210_155343

Así que…2 a 2…y mañana, ya desde Roma (espero)…¡¡más!!

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

2 comentarios en “Tradiciones navideñas y alguna anécdota”

Responder a guadbe Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s