Los gatos

Supongo que algunos de vosotros habréis estado en Roma e imagino que os habréis dado cuenta de la cantidad de gatos que hay. Los encuentras en cada esquina, en los parques, pero también sobre los restos arqueológicos o, incluso, en los cementerios. Y es que los gatos son un símbolo de esta ciudad, donde se estima que viven actualmente unos 180.000 gatos en libertad. ¡¡Una barbaridad, ¿no?!!.
Otra cosa que sorprende es que siempre tienen un recipiente de comida cerca. Porque tanto es el amor que los romanos tienen por estos animales que, desde hace años las “gattare” (mujeres gato) se encargan de alimentar a los gatos callejeros, bien por razones religiosas o bien para promover la vida en armonía entre estos felinos y los hombres. Hace años las “gattare” solían ser casi siempre mujeres mayores que vivían solas, sin embargo, actualmente se ha ampliado mucho el perfil. Estas “gattare” fueron las que empezaron a organizarse en asociaciones. Así por ejemplo en 1994 se creó la Asociación cultural colonia felina de Torre Argentina, también llamada Santuario de Gatos de Torre Argentina. El yacimiento de Torre Argentina tiene restos del S.IV al S.I a.C y se descubrió por casualidad en 1929, mientras excavaban para hacer el actual Teatro Argentina y, prácticamente desde el principio se asentó allí una colonia gatuna. Hoy en esa zona viven unos 250 gatos que son cuidados y alimentados por el Santuario de Gatos, aunque las tareas de esta asociación no se limitan a eso, pues también llevan un censo, consiguen seguimiento veterinario, buscan familias adoptantes para los animales que requieren de tratamiento médico y en muchos casos promueven la esterilización para que no haya un descontrol demográfico gatuno. Esta asociación se puede visitar todos los días de 12 a 18 horas.
Los gatos del yacimiento de Torre Argentina.
Los gatos del yacimiento de Torre Argentina.
Pero no es la única asociación felina que existe porque por cada comunidad gatuna, existe una asociación “gattare”, en muchos casos subvencionadas por el Ayuntamiento. Sin embargo, en la actualidad, a causa de los recortes en los presupuestos municipales, muchas de estas asociaciones están teniendo dificultades y los gatos se ven afectados. No es el caso, por el momento, de la Asociación de Torre Argentina. 
Pero este amor por los gatos no es reciente, pues han sido importantes en Roma desde los tiempos del Imperio donde eran considerados compañeros de vida y muerte. De hecho incluso se han descubierto monedas del año 500 a.C ilustradas con imágenes de gatos. Sólo en la Edad Media la imagen del gato pasó por malos momentos al ser asociado con la brujería y declarado “reencarnación de Satanás” por el Papa de turno. Pero con el Renacimiento el gato recuperó su lugar en el mundo.
PD: Y escribiendo esta entrada me he acordado mucho de mi compañera de nombre raro que es muy “gattare” ella y que sería más feliz que yo en una ciudad con tanto gato. A mi pequeña rubia también le encantan. Pero a mí, he de confesar que los gatos no me gustan nada de nada. 

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

2 comentarios en “Los gatos”

    1. En Monemvassia, te acuerdas? con los gatos pasándonos entre las piernas mientras cenábamos y yo embarazada y sin haber pasado la toxoplasmosis…¡¡¡qué mal lo pasé!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s