Domenica

Anocheciendo en Villa Ada.
Atardeciendo en Villa Ada.
Supongo que la mayoría de los domingos conllevan algo de melancolía, quizá porque de alguna manera te encuentras asomado al precipicio: al de la semana que muere, tal vez sin haber conseguido todo aquello que se propuso y al de la que empieza, con muchas ganas, pero ya agotada antes de dar el primer paso. Hace años, antes de que internet, wapp y otras influencias tecnológicas y perniciosas me hicieran perder la cabeza, escribí un texto sobre los domingos que creo que me representaba perfectamente a los veinte años. No sé dónde está ese texto, pero da igual, porque hoy yo ya no soy aquella que se dejaba atropellar por los domingos, tirada en el sofá. Y es que desde que tengo hijos los domingos, en general, son días de familia, amigos, cosquillas, películas, patines, parques y pasteles de chocolate…

 

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s