El cine en Barberini

Acabo de llegar de mi primera sesión de cine adulto en Roma. Hasta ahora sólo había ido una vez al cine y había sido para ver una película infantil. En aquella ocasión, lo que más me sorprendió fue el corte hacia la mitad de la película, cuando encendieron las luces y – en lugar del “Visite nuestro bar” que aparecía en la pantalla de aquellos cines de verano que frecuentaba en mi adolescencia – el encargado del bar se dedicó a pasearse por la sala con una bandeja llena de palomitas, chocolatinas y refrescos que enseguida atrajeron la atención de los más pequeños. ¡Negocios italianos!. Tenía curiosidad por saber si también sería así en las películas “para mayores”. Pero no. 
Lo que me gusta de los cines en Roma es que aún permanecen en el centro de la ciudad, no como en Madrid, donde prácticamente todos han sido desterrados a la periferia, reconvertidos en frías salas de gigantescas superficies, que a su vez forman parte de  tremendos centros comerciales. Aquí aún existen (y no pocos) cines de barrio, con una, dos o, como máximo, cinco salas pequeñas.
Lo que menos me gusta es la dificultad, casi imposibilidad, para ver alguna película en V.O. Y creo que me costará acostumbrarme a ver a Forest Whitaker (por ejemplo) hablando italiano. Lo peor ha sido que mi conocimiento del italiano ya me da para entender la película casi a la perfección, pero me limita mucho a la hora de participar en el coloquio posterior…(decir “me ha gustado mucho” no aporta demasiado, ¿verdad?)…en fin, poco a poco (supongo).
Los cines a los que hemos ido, por cierto, se encuentran en la Piazza Barberini, otro punto importante de la geografía romana, que además se caracteriza por albergar, en su centro, la Fontana del Tritone, otra obra de Bernini, que data del año 1643.
Piazza Barberini.
Piazza Barberini. Los cines del mismo nombre a la derecha de la imagen.

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s