La lluvia en Roma

Jamás pensé que pudiese amortizar tanto mis botas de agua en Roma. Y es que se hacen necesarios – las botas, los paraguas, los impermeables y los gorros – si pretendes salir a la calle bajo la lluvia romana. Porque no estamos hablando de cuatro gotas, no. La lluvia romana es torrencial, viene de cada rincón, y con una fuerza desorbitada, te rodea y te empapa en tan sólo unos pocos minutos, dejándote, como dicen ellos, “bagnato” (mojado).
14.30: Tormenta.
Tormenta de las 14.30.
Y es que, seamos sinceros, cuando  yo me imaginaba viviendo en Roma, me veía a mí misma comiendo un helado (de esos que no engordan, que para eso estamos soñando) mientras recorría los monumentos más famosos, bajo un cálido y brillante sol. El sol en Roma es como la lluvia en Londres. Inevitable. A nadie que vaya a Londres, en cualquier temporada, se le olvidaría meter en la maleta un chubasquero.
Sin embargo, después de hacer un estudio muy concienzudo sobre el clima europeo (bueno, vale, le he echado un vistazo a la página www. climadata.eu y he sacado algunas conclusiones) os diré que he descubierto cosas muy sorprendentes…
He comparado Madrid, Roma, Londres y Paris y ¿sabéis cuál es la ciudad con más precipitaciones al año? Pues sí, correcto…la cantidad media de lluvia que cae en Roma al año (876 mm) es más del doble que la que cae en Madrid (384 mm) y más que la que cae en Paris (595 mm) y en Londres (744 mm). Pero además, se da otro factor curioso y es que llueve más y durante menos días – 89 días al año en Roma, frente a los 164 de media en Londres o Paris (58 en Madrid, para los curiosos). Y hasta aquí los datos objetivos que puedo aportar para que os imaginéis como son aquí los días de lluvia. Eso sí, para compensar, tienen de media casi las mismas horas de sol al año que Madrid (2691 Madrid vs 2516 Roma). Eso hace que sus parques sean tan bonitos y que, afortunadamente, se puedan disfrutar tanto.
Parque Doria-Pamphilj una vez más.
Parque Doria-Pamphilj una vez más.

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

2 comentarios en “La lluvia en Roma”

    1. Yo nunca había visto llover como llueve aquí…las calles se inundan y tienen que cortarlas, las carreteras tienen grietas por las que sale el agua como si se tratase de cascadas, los semáforos dejan de funcionar, en cuanto sales a la calle te encuentras como recién salido de la ducha…es algo increíble!!. Yo no estaba preparada para esto, de verdad que no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s