Los obeliscos de Roma

Cuando uno visita Roma – tanto si es la primera vez, como si ya ha estado más veces – llaman mucho la atención los obeliscos que se encuentran repartidos por todo el centro de la ciudad. Y es que se podría hacer un juego de “ginkana”, para buscar todos los obeliscos, el premio se lo lleva el que los encuentre todos, pues habrá recorrido, prácticamente, los lugares más emblemáticos del centro de Roma.
Ocho de estos obeliscos son de origen egipcio. Y es que uno de los trofeos más deseados por los emperadores romanos que estuvieron en Egipto eran los obeliscos, pues ellos eran símbolo de la divinidad e inmortalidad de los faraones. De tal forma que para un emperador traer un obelisco a Roma significaba la supremacía de Roma sobre Egipto, y del Emperador sobre el Faraón. Los otros cinco obeliscos son romanos, porque tanto gustó este souvenir en la Antigua Roma, que decidieron construir sus propios obeliscos, basados en los egipcios, pero lógicamente mucho más modernos.
Después de la caída de Roma, muchos obeliscos quedaron sepultados. Y fue durante el Renacimiento cuando se encontraron (en muchos casos divididos en varias partes) y se desenterraron, volviéndose a colocar en las principales plazas, en esta ocasión como símbolo del poder del Papa.
Al final de la entrada encontraréis una lista con todos los obeliscos, para facilitaros la tarea y que cuando vengáis a Roma podáis fotografiaros en cada uno de ellos. Poco a poco os iré colgando información y fotografías de cada uno de ellos. Hoy, para no cansaros mucho, sólo os pondré 2, el más alto y el más bajo de los egipcios.

ok 01 Lateranense (egipcio)

El obelisco Lateranense se construyó en el SXIV a.C y llegó a Roma desde Tebas en el año 357 d.C. Su primera ubicación fue en el Circo Máximo, aunque desde 1587 está junto a la Basílica de San Juan de Letrán. Mide 32.18 metros (sin contar la base) y pesa unas 230 toneladas.
El obelisco Matteiano mide sólo 2.68 metros y está situado desde 1820 en Villa Celimontana. Se construyó en la época de Ramses II (S.XIII a.C) y formaba parte de una pareja que llegó a Roma desde el Templo de Ra en Heliópolis (su pareja es el Macuteo, que hoy se levanta frente al Pantheon).
Matteiano - Villa Celimontana
Matteiano – Villa Celimontana
Los ocho (8) obeliscos egipcios son:
1. El Lateranense, que se encuentra junto a la Basílica de San Juan de Letrán.
2. El Vaticano, que está en la Piazza de San Pedro.
3. El Flaminio, en la Piazza del Popolo.
4. El Solare, en la Piazza Montecitorio.
5. El Macuteo, en el centro de la Piazza Rotonda, frente al Panteón.
6. El Minervo, en la Piazza della Minerva, junto a la Iglesia de Santa María Sopra Minerva.
7. El Dogali, que está frente a las Termas de Diocleciano, junto a la Piazza della Republica.
8. El Matteiano, que se encuentra en la Villa Celimontana.
Los cinco (5) obeliscos romanos son:
1. El Agonalis, en la Piazza Navona.
2. El Quirinal, en la Piazza Quirinale.
3. El Esquilino, en la parte de atrás de la Basílica de Santa María la Mayor.
4. El Salustiano, en Trinitá dei Monti, en lo alto de las escaleras de Piazza Spagna.
5. El Pinciano, en la Colina Pinciano.

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s