El tesoro de Nápoles o de San Genaro

Como decía Silvio “vaya forma de saber que aún quiere llover sobre mojado”. Y es que Roma es única e intensa hasta en su forma de llover. Quizá tiene algo de paraíso tropical o esconde más de un secreto que quiere lavar bajo la lluvia. La cuestión es que sigue lloviendo sin parar, con los ríos a punto de desbordarse y la ciudad a un paso del caos. Pero nosotros intentamos seguir con nuestra vida normal, como si el sol brillase en el cielo.
Así esta mañana nos acercamos hasta el Palazzo Sciarra, en la Via del Corso, para ver la exposición del Tesoro de Nápoles, que termina ya la próxima semana. Tengo ganas de ir a Nápoles, porque debe ser una ciudad verdaderamente excesiva. O así lo parece a juzgar por el tesoro que hoy hemos visto. Este tesoro está formado por los objetos que durante siete siglos, Papas, Emperadores, Reyes, aristócratas, pero también el pueblo napolitano, han regalado a San Genaro – patrono de la ciudad – para que les ofreciera su protección ante seísmos, epidemias y guerras. Para hacerse una idea de la devoción que hay por este santo, nunca, pese a las guerras, se ha expoliado el tesoro, pues se hubiese considerado un auténtico sacrilegio.
Habitualmente todo este tesoro está repartido entre la catedral, el Museo de San Genaro y la sala de seguridad de un banco, todo ello en Nápoles. Es la primera vez que el tesoro viaja fuera de esta ciudad.
Figura de plata que representa a San Miguel.
Figura de plata que representa a San Miguel.
La historia cuenta que en el S.IV, Genaro que pertenecía a una familia patricia que veneraba a Jano, se hizo cristiano y fue perseguido por el emperador Diocleciano y condenado a la decapitación. Un siglo más tarde, llevaron sus restos a Nápoles y entregaron al Obispo dos frascos con la sangre coagulada del mártir. Fue entonces cuando se produjo el milagro, pues la sangre se licuó. Desde entonces, cada 19 de septiembre, aniversario de la muerte del santo, la sangre se licúa en la catedral ante la multitud que en ocasiones reza durante horas para poder ver el milagro. Cuando esto ocurre, la población considera que el santo les bendice y ellos, como agradecimiento, le entregan multitud de regalos, de manera que algunos expertos dicen que esta colección tiene un valor superior a la de la Corona Británica o a la colección del Zar. Por ejemplo, entre las piezas de la colección hay una mitra que nos han dicho que está valorada en 300 millones de euros y una collana cuyo valor se estima en 200 millones de euros.
Collana (1679) en oro, plata y piedras preciosas.
Collana (1679) en oro, plata y piedras preciosas.
También nos han contado, (ventajas de ir a ver la exposición con un napolitano de pura cepa), que hay años en que el milagro no se produce y que esto se interpreta como que el santo está enfadado con los napolitanos y algo malo va a ocurrir. Por ejemplo la última vez que el milagro no se obró, a principios de los ochenta, hubo un gran terremoto en Nápoles. Y a todo esto, digo yo…supongo que el corazón tiene razones que la razón no entiende. 

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s