Pies…

Decía Frida Kalho: “Pies para qué os quiero, si tengo alas para volar”.
Pero en Roma, aunque muchas veces vueles, se necesitan los pies. Y se necesitan para caminar mucho, para encontrarte perdiéndote por sus calles y para descubrir todas las sorpresas que la ciudad esconde. No hay mejor libro de historia que un paseo por Roma. No hay forma de no engancharte a esta ciudad que te lanza sus flechas impresionándote a la vuelta de cada esquina…

20140123_134206

Y esta sorpresa, en forma de gigantesco pie, me la encontré en la Vía de Santo Stefano del Cacco, entre el Pantheon y Piazza Venezia. Es increíble. Aunque no se sabe con certeza, todo apunta a que el pie pertenecía a una enorme estatua del templo de Iseo Campense y cuando la encontraron, la situaron aquí para que todos podamos contemplarla con una sonrisa.

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s