San Valentín

Hoy es el día de San Valentín, un santo de cuya existencia actualmente la Iglesia Católica duda, de hecho no se celebra esta fiesta desde 1969, pese a que se supone que es su cráneo el que está guardado en un relicario de cristal en la Iglesia de Santa María de Cosmedin, la misma que alberga la Boca de la Verdad. En cualquier caso, para aquellos que sí que celebren a este supuesto “patrón” del amor, no habrá sido un problema salvar el tipo, en caso de que la mala memoria les haya hecho olvidar en qué día viven, pues Roma está llena de floristerías callejeras, abiertas casi a cualquier hora del día, todos los días de la semana…
Floristería en Campo di Fiori.
Floristería en Campo di Fiori.
Pero no ha sido hoy precisamente un día de amor. Al menos no políticamente, o no en el Partido Democrático (PD). Pues el hasta ahora presidente del gobierno (Enrico Letta)  ha sido obligado a dimitir por su propio partido, en favor de un joven (no en vano es de mi edad :)) que, sin postularse oficialmente, pero con mucha ambición y no pocos contactos, está a punto de conseguir la presidencia. Ya veremos qué puede hacer por Italia Matteo Reinzi.
Aunque para resumiros cuál es el estado de ánimo de los italianos con respecto a su política interna, os contaré una pequeña anécdota. Y es que, estaba el otro día tomando un café con una italiana, hablando de esto y aquello, cuando en un momento dado me dijo “si en vuestro país aún os preocupa la corrupción, es que no tenéis mucha corrupción, aquí ya ni siquiera nos importa”. Cierto es que sigo con la boca abierta y los ojos como platos desde entonces, aunque puede que tuviese algo de razón. Al final siempre hay un límite para todo. O también puede ser que aquí las cosas no afecten de la misma manera y que las crisis – la económica, la política, la ética – sobrevuelen la realidad, atacándola de una manera diferente. Y de repente me ha venido a la memoria un viejo poema y se me ha ocurrido versionarlo…”A Italia que ni el viento la toque, ni mirarla, pues tiene pena de muerte el viento si la toca”…

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

4 comentarios en “San Valentín”

  1. Pues por mucha corrupción que haya y por mucho que dure si perdemos el espíritu crítico y la necesidad de quejarnos estamos perdidos…no??

    1. Sí, sólo digo que si tú te lo tomas en serio y piensas que realmente puedes hacer algo para cambiarlo y año tras año (década tras década, generación tras generación) lo único que ves es lo podrido que está todo y lo poco que se pueden cambiar las cosas, pues es normal que al final sólo te queden dos opciones: o camisa de fuerza o mirar al infinito con cara de póker…(mi opción fue emigrar, con la camisa de fuerzas y la cara de póker)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s