Las Fuentes

Hoy no ha llovido…noticia…y vuelve el calor. Pero los turistas que visitan Roma no deben preocuparse en exceso, ni preparar la cartera para el gasto en agua embotellada, porque la ciudad está llena de fuentes de agua potable y fresquísima, (en total hay unas tres mil, que se dice pronto) y, lo más sorprendente para los españoles, es que los chorros brotan ininterrumpidamente. A las más típicas se las conoce como “nasoni” (narizones) por su forma, puesto que en la parte superior del caño hay un pequeño agujero, de esta manera, tapando el caño principal, el agua sale por este agujero, el naso, y se puede beber agua sin necesidad de adoptar extrañas posturas. 

2014-06-19 20.44.22

También hay otras fuentes más ornamentales, pero cada una de ellas merecería un capítulo propio. Así que (por ahora) lo dejo aquí.

Llueve en Campo di Fiori

Los momentos de sol intenso se conjugan perfectamente con aquellos otros en los que a uno le dan ganas de construirse una barca, sólo por si acaso. Los que lo vieron lo saben. No, no parece que tengan problemas de agua aquí en Roma. Y tampoco extraña que sea todo tan verde y frondoso, producto de la combinación de una temperatura cálida, muchas horas de sol y tormentas intensas. En todo caso, con este diluvio resulta difícil salir de casa y contar cosas nuevas. Hoy apenas salí para asistir a la primera actuación de fin de curso y para ir con los niños al cine.
Ayer, aún con invitados, nos acercamos hasta Campo di Fiori, donde cayó tal tromba de agua, que tuvieron que recoger los puestos del mercadillo (nunca lo había visto tan destartalado) y nosotros nos vimos obligados a tomar algo con vistas a la estatua de Giordano Bruno. Bruno era un religioso que nació cerca de Nápoles en el S.XVI, un pensador libre y un alma atormentada, al que se le ocurrió enseñar la doctrina heliocéntrica, cuestionar el pecado original y la presencia de Cristo en la Eucaristía y proclamar la posibilidad de que existiera más vida que la humana en el universo. Por todo esto, fue denunciado a la inquisición y estuvo preso en Roma durante siete años, para finalmente ser declarado herético, expulsado de la Iglesia y condenado a ser quemado en el campo de flores que por aquel entonces era esta animada plaza.  Antes de morir dijo “tembláis más vosotros al anunciar esta sentencia que yo al recibirla”. La fé, que dicen que mueve montañas. Su estatua, aunque sea un homenaje a todos aquellos que fueron tan injustamente ajusticiados por la inquisición, no deja de tener un punto más que inquietante. Juzgad vosotros mismos… 

20140616_122416

 

Arcoiris

Pasando el ecuador de junio, con apenas dos semanas pendientes en este primer año como romanos, comienzan los balances, la evaluación de lo que ha sido este curso. Toca poner en un platillo lo que quería hacer y en otro lo que realmente he hecho, valorar lo conseguido, analizar la razón de lo pendiente. Mediado ya junio, desmontada por el calor sofocante de los últimos días, perdida en el diluvio que no cesa, doy por aprobado el curso, con la tarea de reflexionar este verano sobre los modos de conseguir que el año que viene sea aún mejor.
Decían en el Mago de Oz que en algún lugar sobre el arcoíris está esa tierra donde los sueños que te atreves a soñar, se hacen realidad…tal vez esa tierra sea aquí, en Roma. ¡¡Al menos habrá que darle la oportunidad!!
Al fondo, si os fijáis, se ve el arcoíris...
Al fondo, si os fijáis, se ve el arcoíris…

Appia Antica

Ya he dicho varias veces que lo mejor de tener visitas en casa (aparte de la compañía y del trocito de terruño que nos traen) son las miradas desde otra perspectiva y las preguntas que nunca te habías hecho. Hoy, entre lluvia y diluvio, paseamos por la Vía Appia Antica. ¿Y hasta dónde va? Esto…guau. Pues probablemente al mar. Y efectivamente, ahora lo puedo decir con conocimiento de causa, la Vía Appia fue en su momento la reina de las grandes calzadas romanas, unía Roma con Brindisi, que era el puerto desde el que se establecía el comercio con Oriente. Esta carretera, aún hoy muy bien conservada, es hoy un lugar estupendo para dar un paseo o hacer deporte, pero en tiempos fue símbolo del propio imperio, pues trajo la estabilidad, la paz y la libertad. Dicho queda…

20140615_112725

 

 

Il gelatto

Sol, calor, lluvia, fresco y helado…mucho helado en el día de hoy. Helado rico, helado italiano. Para hacer un poco de historia os contaré que los sicilianos aseguran que fueron los primeros italianos que conocieron el helado, pues a la isla lo trajeron los árabes y de la isla se extendió a la Toscana, al resto de Italia y al mundo entero. En todo caso, lo que es seguro es que el prototipo del helado, el sorbete, fue siciliano y se preparaba con zumo de fruta y nieve. Porque a finales del invierno, los sicilianos hacían rodar enormes bolas de nieve desde la cumbre del Etna y las almacenaban en grutas subterráneas para que no se derritieran o formaran bloques de hielo. Y así, en verano, podían vender la nieve una vez empaquetada, a todas las ciudades de Italia y Malta. A la nieve empezó a añadírsele mosto, vino y miel, para hacer sorbetes, y así se podía conservar hasta 2 días en grutas o pozos. En el S.XVII se empezó a enriquecer con mantequilla y nata, el resultado no era ya sorbete, sino el helado propiamente dicho.

20140614_180728

Pero la historia del helado dio un giro en el S.XIX y sobre todo en el S.XX, cuando la industria de bebidas y dulces refrescantes pasó a manos de los pequeños comerciantes del Véneto. En esa época, Italia se hallaba en pleno proceso de industrialización y los viejos talleres de mecánicos y herreros entraron en crisis. Para reinventarse (la crisis no es algo nuevo), los ex-mecánicos vénetos fabricaron cómodos carros-heladeras, aprendieron a fabricar el helado de manera itinerante y todos los veranos recorrían las playas y paseos italianos vendiendo la mercancía. A comienzos del S.XX el 80% del mercado ambulante del helado estaba en manos de venecianos. Hoy en día la fama del helado italiano (itinerante o asentado) es ya casi mítica y hay que reconocer que también en Roma…¡¡el helado está riquísimo!!

Alma-Tadema

Ante la insistente recomendación de una conocida hispano-franco-italiana con la que tengo bastantes coincidencias culturales, me acerqué hasta el Claustro de Bramante, en la Via della Pace, cerca de Piazza Navona, el mismo día en que clausuraban la exposición de Alma-Tadema.

20140608_113916

El claustro, en dos plantas, está en plena obra de remodelación, aunque la verdad es que tiene buena pinta. En la segunda planta, hay un bar muy agradable, perfectamente integrado en el entorno, ideal para tomarse algo entre pasillos y arcos históricos. Además desde uno de los salones de té, pueden verse las obras que Rafael pintó en la capilla de los Chigi, en la iglesia de Santa María della Pace.

20140608_114119

En cuanto a la exposición, apenas sabía a lo que iba. De hecho pensaba que Alma-Tadema era una mujer…Pero no, era un pintor neerlandés, nacionalizado británico y gran representante del movimiento neoclásico en ese país. He de reconocer que no es éste un estilo pictórico que me interese especialmente aunque, como tantas otras cosas, las heroínas británicas del siglo XIX tuvieron su momento en mi vida. Las descubrí gracias a una profesora de la universidad, cuando yo acababa de traspasar los veinte y, en aquel momento, me conquistó su falsa ingenuidad, su languidez y ese temor enquistado a la soledad que al final a todos nos tortura. Pero mi interés fue más literario que pictórico, de hecho terminé leyendo todo lo que cayó en mis manos de Jane Austin y de las Hermanas Bronte, por poner un par de ejemplos. Ahora, casi veinte años después,  veo en los 50 cuadros de esta exposición el reflejo de aquellas mismas mujeres protagonistas de toda una época literaria. A mí personalmente me han gustado mucho los cuadros donde ellas con la mirada perdida buscan un futuro que les es esquivo, si no viene de manos de un hombre. Y me gustan los cuadros donde con falsa modestia se tapan sus cuerpos desnudos con sedas que más que ocultar realzan sensualmente sus formas, y me gustan los colores que hilan una realidad cuadriculada y ceñida como sus corsés, con un exotismo ansiado y lejano. Pero no me interesa nada la temática clásica, los cuadros que buscan en la mitología o en las culturas clásicas.
Pero en conjunto, la exposición merece la pena. Más, cuanto más figurativo y clásico sea tu gusto por la pintura.  En todo caso, sólo deciros que de Roma viaja a Madrid y para aquellos que me leáis desde esa ciudad o sus alrededores, podéis visitar la exposición desde el 25 de este mes en el Museo Thyssen.  
 

Del sueño de una noche de verano…o no.

No todo es blanco, no todo es negro…Y lo sé, llego tarde a mi cita de hoy.
Tarde de piscina y otra cena de despedida (y van tres). La noche de hoy me recordó otras lejanas, algunas incluso muy lejanas. Noches de decir adiós y empañar con lágrimas los recuerdos. Noches que al final, dentro de la tristeza, ponen un broche de oro a momentos mágicos que marcan toda una vida. Y aquí seguiré viendo a la gente pasar, hasta que llegue mi turno.
Pero si llego tarde a mi cita de hoy, no es sólo por la cena, sino también, porque alguien le dio a mi coche, golpeó mi retrovisor y, de carambola, rompió  una de las lunas. Pero sólo una de ellas, porque la del cielo brillaba hoy más que nunca iluminando el Panteón…y con eso he decidido quedarme para acabar el día. Con eso y con los recuerdos bonitos de tiempos pasados.

20140610_224248

 

Bicicleteando

¡¡Calor, calor, calor…mucho calor en Roma estos últimos días!!

Porque 36º a las 10 de la mañana es mucho calor, ¿verdad? Días del verano que viene, que ya llega, en mi caso a golpe de bicicleta, por el camino verde que me lleva feliz hasta las afueras de Roma, aunque también por el centro más lleno que nunca de humeante asfalto, entrando en las tiendas por el simple placer de sentir el aire acondicionado arrancándote el sudor de un golpe, por el parque de Villa Borghese, sentada bajo la sombra de un árbol, viendo (y comentando) cómo pasa la vida, siempre en español, también en italiano, y es que la vida pasa entre rutinas, tanto en España como en Italia…

20140608_192031