De lagos y decisiones

A veces, pequeños detalles te enseñan grandes verdades. Verdades, por otra parte, que tal vez no quieras ver. Así hoy, hemos ido al lago Martignano con una familia francesa, era nuestra tercera vez allí, porque es un sitio, como ya os he dicho alguna vez, de tal belleza y encanto que hace que te sientas en paz con el mundo. En fin, a lo que vamos. Era nuestra tercera vez allí y nunca, nunca, nunca, nos habíamos dado cuenta de que hay tres playas en el lago. Siempre, siempre, siempre hemos ido a la misma. ¿Cuántas veces pasamos por encima de las cosas sin prestarles toda la atención que se merecen? ¿por qué nos quedamos en nuestra área de confort tan fácilmente, sin arriesgar algo que ni siquiera es verdaderamente nuestro, en pos de algo que puede ser mejor?

20140830_132908

 

 

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

2 comentarios en “De lagos y decisiones”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s