Cementerio acatólico

En una noche como hoy…
20141021_110359
Nada mejor que hablaros sobre otro de los cementerios de Roma, aparte del gran cementerio de Verano. En este caso, os hablaré del cementerio acatólico, también llamado “cementerio de los ingleses”, “cementerio de Testaccio”, “cementerio de los artistas”, “cementerio de los poetas” o “cementerio de los protestantes”. Este cementerio, se creó en el SXVIII para enterrar a todas aquellas personas no católicas que muriesen en Roma. En concreto, en 1738, hubo un joven inglés llamado George Langton que, debido a su gran interés por la pirámide de Cestio, manifestó que, en caso de muerte imprevista, le gustaría ser enterrado allí. La muerte, como casi siempre, acudió sin ser llamada y el pobre hombre terminó sus días después de caerse del caballo…y allí, donde hoy en día se encuentra el cementerio, fue enterrado. Fue el primero de muchos. Entre otros los poetas John Keats o Percey Shelley (el marido de Mary Shelley, la “madre” de Frankenstein).
Y para completar aún más, este día de Todos los Santos, os diré que algunas personas, dicen haber visto sus fantasmas pasear por allí…

Monte dei Cocci

El monte dei Cocci o monte de Testaccio es una colina que se encuentra un poco más allá del Trastévere. Lo más curioso de este lugar es que se trata de un monte formado por restos de ánforas rotas. Las ánforas eran el modo de transporte en aquellos años, así que llegaban al puerto de Roma miles de ellas, pero su vida útil era muy limitada, pues después de contener aceite u otros productos, se maleaban. Así que, de una manera organizada, en el S.I dC los romanos decidieron que, después de vaciar su contenido en los almacenes que se encontraban a los pies de la colina del Aventino, debían llevarlas todas a un mismo lugar, en este caso a una llanura en el Testaccio. Allí se rompían y luego se echaba cal sobre ellos para evitar los malos olores. En el S.IV dC se habían depositado 25 millones de ánforas y la anterior llanura media ahora casi 50 metros y tenía un perímetro de 1490 metros, con una superficie total de aproximadamente 22.000 m2. Teniendo en cuenta la cantidad de bares que hay actualmente alrededor del monte de Testaccio, no os diría yo que los humanos de este siglo no contribuyamos a aumentar la altura del monte y que los arqueólogos de dentro de unos siglos no encuentren restos de botellines de Peroni, junto con las ánforas romanas…

20141021_114447

Bellini

Después del cine nada mejor que una charla muy animada y divertida con una (casi) amiga, tomando un Bellini…
20141021_222211
El bellini es un combinado hecho con prosecco (un vino espumoso parecido al cava) y zumo de melocotón (bien fresco) que se creó en Venecia en los años 40 y que hoy en día es muy popular en toda Italia, porque es refrescante, de sabor suave y poco contenido alcohólico. ¡¡Qué buena forma de acabar el día!!

Yo yo mundi

Estaba buscando algo de música italiana de fondo, cuando de repente esta canción me ha golpeado. Ya sabéis, el tiempo, la memoria, la nostalgia…mis temas recurrentes. Las cosas que hemos visto, las cosas tal y como las soñamos, tal y como nos gustaría haberlas vivido y como las vivimos en realidad, probablemente la mejor opción de todas, porque es la que al final deja el poso de unos recuerdos que, aunque todos vamos modificando, no sé si con más o menos intención, terminan siendo nuestra única realidad pasada. Ese pasado que al final altera también el presente. Y es que por ejemplo, esta canción llegó a mí a través de una persona de otro tiempo y de otro lugar, a la que hace más de 16 años que no veo. Como este tiempo actual, esta vida como una romana que, aún sin saberlo, está ya afectando el futuro, nuestro futuro… 

Escher

Aquí, zampándome un tiramisú, para comenzar la noche, el primero que ha hecho la menda lerenda desde que llegó a Italia. Ha sido una simple prueba, y la verdad es que me podría haber quedado un poco más cremoso, pero estaba (pasado) lo suficientemente rico como para decir: “a la buchaca” (o en este caso…¡¡a las cartucheras!!).
Por otro lado, contaros que hoy a la rubia le ha dado el punto “culturetilla”, y es que todo se aprende, y ha decidido que quería ir al Chiostro de Bramante, a ver la exposición de Escher. ¡¡Qué cosas tiene la rubia!!
 IMG-20141019-WA0005
Yo no le conocía, pero es un artista holandés que vivió a lo largo del S.XX (1898-1972 creo) y que jugaba sobre todo con los puntos de vista y con las perspectivas. Los enanitos han salido de la exposición como auténticos fans, maridísimo empezó escéptico (no es su punto fuerte éste) pero creo que al final hasta agradeció haber ido y yo…pues como el tiramisú, me podría haber gustado más, pero…¡¡me lo quedo!!. ¡Interesante Escher!
IMG-20141019-WA0003
Demasiado artístico el fin de semana…

Breve(dad)

Breve, creo que voy a ser breve, porque si no me voy a poner intensa, que noto hoy que me puede dar lo mío. Y tampoco estamos aquí para aburrir. Pero es que últimamente ando “mareada”, supongo que de tanto darle vueltas a las cosas. Lo que creemos nuestro, que en realidad sólo es prestado, las oportunidades que te dan y que no siempre se aprovechan de la mejor manera, la justicia universal y/o la estructura social, tú a Boston y yo a California…¡¡y es que la vida (en general, y en mi Roma en particular), es para mí un gran banquete, aunque a veces me produce digestiones pesadas!!.
Por eso hay días en que me siento como la Pirámide Cestia, anacrónica y desubicada. Pero feliz, ¿eh? 🙂

DSC07254