La Boca de la Verdad

Hoy, aunque sea con algo de miedo, voy a meter la mano en la Boca de la Verdad.
IMG_3242
Y es que, la Boca de la Verdad se encuentra en el atrio de la iglesia medieval de Santa María in Cosmedin (preciosa por cierto) y parece ser que era en realidad la tapa de una cloaca de las que se utilizaban en la época imperial romana. La piedra, hecha en mármol, tiene un gran tamaño (5.80 de circunferencia por 1.75 de diámetro) y, según los últimos estudios, podría representar la cabeza de Portuno, dios de los puertos y los ríos.
No se sabe en qué momento comienza a circular la historia de que la piedra puede establecer la verdad, aunque ya aparece en una guía para peregrinos del año mil y es así, a través de los peregrinos como empiezan a crearse las anécdotas sobre su capacidad para señalar a LA infiel. Porque ese era, en principio, el “don” que se le atribuía.
La leyenda más famosa surge en el SXVIII y cuenta que la joven mujer de un patricio romano que se ausentaba con cierta regularidad fue denunciada por sus vecinos por tener un amante. El marido, sin dejarse conmover por sus lágrimas, la lleva a la  Boca de la Verdad ante una multitud. Cuando la mujer ya camina sin esperanza hacia la piedra, entre el gentío surge un mendigo (que es en realidad su amante) que la besa apasionadamente. La gente le aparta recriminándole que está loco y mientras tanto ella se acerca a la Boca de la Verdad y delante de su marido declara “juro que en mi vida sólo me has besado tú y ese pobre mendigo demente”. Parece ser que la mujer se libró, pero la Boca, ofendida por el ardid, decidió a partir de aquel momento no volver a ejercer su poder.
En todo caso, impresiona la larga fila de personas que cada día y a cualquier hora (de 9.30 a 17.00 creo) esperan su turno para sacarse una foto con la mano dentro de la piedra (y reconozco que ya lo he hecho varias veces). Probablemente la piedra le deba en este sentido también mucho a Hollywood, porque…¿quién no recuerda a Audrey Hepburn y Gregory Peck?

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s