Emilia Romaña 2: Ravena y Bolonia

20150102_104036
Esta mañana, soleada y menos fría, hemos paseado por Rávena y nos hemos hecho una idea más real que la de ayer por la noche. Y debo decir que es una ciudad muy recomendable. Tiene unos 160.000 habitantes y, aunque el centro histórico no es muy grande, está lleno de callejuelas, rincones, edificios, y, sobre todo, mosaicos.
20150102_105714
Los mosaicos de Rávena están principalmente en cinco monumentos: la Basílica de San Apollinare Nuovo, el battistero Neoniano, el Museo Arcivescovile, la Basílica de San Vitale y el Mausoleo de Galla Placidia. Todos ellos merecen una visita, una ojeada, un gesto de sorpresa, de admiración.
20150102_131714 
También la Basílica de San Francesco no dejaría de ser una iglesia vulgar, más bien desangelada, si no fuera por unos mosaicos que se esconden bajo el altar mayor, tapados por unos cuantos palmos de agua.
20150102_125338
Esta iglesia, por cierto, está junto a la tumba de Dante Alighieri, uno de los poetas italianos más célebres. También otro poeta, pero posterior y más norteño, Lord Byron, vivió en Rávena durante un par de años.
 20150102_112901
Por otro lado, en la catedral había una exposición de Belenes del mundo que me ha gustado muchísimo. Pero dejando a un lado el arte y la religión y yendo a lo más profano…¡¡¡cómo se come en Emilia Romaña…fama no le falta, pero es que es justificada!!!. Y es que hoy, otra vez comimos muy bien y a un precio más que decente, en un pequeño restaurante llamado Babaleus: pasta rellena de patata (sí, lo sé, suena raro, pero estaba muy muy rico), tortellini, arroz con queso e hinojo (¡¡cómo les gusta!!), carne a la brasa…¡buenísimo todo! 
20150102_111858
Después, tras poco menos de una hora de trayecto hemos llegado a Bolonia. Tampoco puedo contaros mucho por ahora…lo que he visto me ha gustado, pero hemos llegado cuando ya anochecía y además la rubia ha perdido su cámara de fotos y ha estado llorando media tarde. Sólo hemos tenido tiempo para ver la catedral de San Pedro, la Basílica de San Petronio y callejear entre el gentío y las luces navideñas. Pinta bien. Mañana más.

20150102_174215

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

5 comentarios en “Emilia Romaña 2: Ravena y Bolonia”

  1. Envidia sana!! Que bien estais aprovechando el tiempo. No hay viaje turistico desde España que pueda igualarlo.
    Sigue contando.
    Hasta casi ouedo oler el arroz con queso e hinojo……

    1. Qué raro suena eso de “Emilia Romaña”. Siempre lo he leído en italiano.

      ¿Qué tal con el idioma? ¿Hay versión del blog en italiano?

      Un saludo desde Madrid; )

      1. Es verdad que aquello que aprendes en un idioma luego resulta raro cuando lo ves escrito en otro…En ese sentido por ejemplo, me sigue chocando mucho en italiano el nombre de Monaco para Múnich, de hecho hasta que no oí Bayern de Monaco no había caído y en ese momento pregunté “¿Y el Monaco de Carolina y Estefanía cómo se llama entonces?”…¡¡Pues también Monaco!!. En fin…el italiano entre mal y muy mal, no habrá versión italiana del blog (más vale)

      2. ahaaha, sí, traducir los nombres propios es un bel casino: D
        ohhh, che peccato, sarebbe carino in italiano!

        (encontré tu blog buscando info sobre una peli: “Tutta colpa di Freud”)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s