Il Bioparco

Tarde soleada y con una temperatura fantástica en Roma y los niños sin colegio, ¿qué podemos hacer? Opción final: Ir al Bioparco o, lo que es lo mismo, al parque zoológico. Nuestra primera vez en Roma.
GetAttachment[1]
El Bioparco está en Villa Borghese y, aunque me ha parecido carísimo (15 euros adultos, 12 niños) y no muy grande – apenas cuidan de unas cuarenta especies animales – lo cierto es que el lugar es fantástico para un paseo primaveral.
20150227_162650
Aunque también es verdad que cada vez que voy a un parque zoológico me da lo mío y comienzo a acordarme de esas cosas extrañas, como el pobre bosquimano de Banyoles o el brazo incorrupto de Santa Teresa, que no sé cómo ni por qué, a los humanos nos da por guardar y, lo que es peor, exhibir, y termino preguntándome qué hace una familia de canguros en el centro de Roma. Aunque cuando veo a los niños, incluidos los míos, señalarles con el dedo, sin poder cerrar la boca, comprendo que esos canguros enseñan a respetar a los animales y a la naturaleza más que cualquier libro. Algo es algo. 

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s