Museo del Purgatorio

20150309_103155
En el Lungotevere, al lado del Palacio de Justicia, existe una iglesia llamada Sacro Cuore di Gesù in Prati, pero que también es conocida como “la pequeña catedral de Milán”, porque su fachada es de estilo neogótico, muy poco frecuente en Roma. Y dentro de esta iglesia está el Museo del que os voy a hablar hoy, uno de los museos más extraños que he visto nunca, el Piccolo Museo del Purgatorio, en el que se encuentran las pruebas de que existen almas llegadas del otro mundo para pedir sufragios que les permitan salir antes del purgatorio.
20150309_102539
Hace un rato, mientras buscaba bibliografía sobre este museo, encontré una entrevista que le hicieron al padre Simeón, el párroco de la iglesia, en la que habla de que la mayoría de los visitantes son jóvenes, pero jóvenes desencantados con la política o la religión y en general con todas las cosas temporales, y que buscan en lo sobrenatural un modo de llenar cierto vacío que llevan dentro. Explicación que, por cierto, vale para todo: para los que se acercan obsesivamente a lo místico y para los que huyen peligrosamente hacia lo bélico. En fin…consecuencias de esta repugnante sociedad que hemos creado.
20150309_102705 
Volviendo a lo nuestro os contaré que la historia de este Museo se remonta a principios del S.XX cuando el misionero francés Vittore Jouet, mandó construir esta iglesia para fundar, dentro de ella, su museo lleno de “trozos de purgatorio”, testimonios y pruebas materiales que había estado recogiendo durante años por media Europa. El Museo no es más que una vitrina, no os vayáis a pensar, y guarda cosas como la impronta de cinco dedos sobre un libro de oraciones, la impronta de fuego sobre la manga de un pijama o un billete de banco que supuestamente fue dejado por un fallecido para que le dedicasen algunas misas a su alma. 
20150309_102753
Pero tanto fue el empeño que puso Jouet en este museo y tanto su interés, que murió enseñándoselo a un grupo de turistas. Como no volvió para contarlo, tendremos que suponer que no pasó por el Purgatorio y que fue directo al cielo. 

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s