Parco Naturale dei Monti Lucretili

Estas recomendaciones (o lo que sean) naturales que de tanto en tanto hago, obviamente no son para los turistas, que bastante curro tienen en la ciudad, sino para los romanos, a los que frecuentemente les sobran ganas de huir de la eternidad de Roma (y también de los turistas). Pero, como ya os he dicho “cienes y cienes” de veces…¡¡hay que ver cuánta naturaleza tiene esta ciudad y sus alrededores para poder escapar a la primera de cambio (previa digestión de un buen atasco, eso sí)!!. 
20150409_110835
La cuestión es que nosotros hoy – aprovechando que es primavera de la de verdad, de solete y 25 grados, que me han anulado una clase, que maridísimo está de vacaciones y los niños no – nos fuimos toda la mañana a descubrir este parque natural a tan solo 60 kilómetros de Roma. Y mirad, yo no sé, igual vamos un fin de semana y salimos espantados, pero hoy, un jueves cualquiera del mes de abril al mediodía…¡¡¡se estaba de lujo!!!.
 20150409_11282420150409_115601
El parco naturale dei Monti Lucretili tiene unas diez sendas marcadas y nosotros para romper un poco el hielo, hicimos una de ellas, concretamente I lagustelli di Percile. Así que, después de completar la comida que ya llevábamos, comprando un par de naranjas y dos bollos integrales de pan en un ultramarinos de Percile, seguimos camino en coche por la carretera, hasta llegar a un punto donde la carretera se convertía en camino de piedras. Allí decidimos aparcar y seguir caminando.
20150409_114211
El camino de piedras se prolongó (cuesta arriba) unos 3 kilómetros y una vez allí, una cancela hacía de frontera entre el camino de piedras del que ya veníamos y una senda arbolada que seguimos (cuesta abajo) durante otros 3 kilómetros más o menos, caminando entre ruinas medievales, caballos y fuentes. Y así llegamos hasta un par de lagos escondidos entre los árboles. Y en uno de los lagos, el más accesible, nos sentamos a comer. ¡¡Si es que lo mejor de la vida no tiene precio!!.

20150409_121252

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s