Sicilia 4: Siracusa

Hoy estuvimos todo el día en Siracusa, me sigue pareciendo una ciudad excepcional y la sensación que me da es de gran seguridad, aunque he de reconocer que, hace un rato, mientras atravesábamos el entramado de callejuelas de camino a nuestro hotel (B&B Resalibera) que está en plena isla de Ortigia, algunas imágenes de “Gomorra” han venido a mi memoria. En todo caso, el albergue está muy bien situado para visitar todo aquello que te apetezca y más. Por ejemplo esta mañana fuimos a la Neápolis, aunque fue un poco decepcionante, pues al hecho de que el teatro romano estuviera cerrado por mantenimiento y el teatro griego tapado con maderas por la próxima representación de una obra, se unió la (mala) fortuna de tener que visitarlo todo rodeados de cientos (sin exagerar) de estudiantes bastante alterados. Esos estudiantes a los que ya van aleccionando desde pequeños, recordándoles, por si en casa no han sido lo suficientemente puntillosos en la enseñanza del orgullo patrio, que todo lo italiano es lo mejor (“como estos limones, que todos sabemos que son los mejores del mundo”). En fin…menos mal que pudimos ver las canteras de las que sacaban las rocas para sus construcciones hace casi veinticinco siglos y, sobre todo, la oreja de Dionisio, una cueva artificial que, según la leyenda, la creo el propio Dionisio como prisión, puesto que, por la formidable sonoridad de la misma, podía escuchar los secretos de los presos.

20150428_111227 20150428_121653

20150428_115257

Después estuvimos poniéndonos un poco las botas, ya sabéis de nuestro gusto por la buena comida y, aún nos dio tiempo a descansar un rato, antes de ver atardecer mientras dábamos la vuelta a la isla, paseando junto al mar, para a última hora de la tarde volver a perdernos por las calles de la ciudad y terminar sentándonos a tomar algo.

20150428_19082420150428_192517

Otra cosa que tampoco os he contado es sobre el siciliano, la lengua me refiero. Ayer, creo que fue en Módica, escuchamos una conversación, de balcón a balcón, en siciliano y…me sentía como una tía de Kentuky que ha estudiado español en el colegio con los vhs del “speak up” en mejicano y, de repente se ve en Palma del Río, con sus cuarenta grados a la sombra y todo. Resumiendo…¡¡que ni una palabra pillé!!
Y de despedida de la ciudad os dejo unas imágenes de algunos de los comercios que más me han gustado, algunos muy originales, otros más tradicionales, como las marionetas sicilianas (pupis, paladines) y también los más elitistas, como los productos de belleza de la marca Ortigia Sicilia.

20150427_194001 20150427_183850

20150427_19531820150427_183812

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s