Pigneto

En una ciudad como Roma, llena de lugares bucólicos, delicados y cargados de arte antiguo o moderno, es ya difícil encontrar algo que sorprenda. Y cuando llegas a la plaza del Pigneto, más allá de Porta Maggiore, y comienzas a caminar por la vía del mismo nombre, no te sientes precisamente ensimismado por su arquitectura, ni por su diseño, ni por la pulcritud de sus rincones; sin embargo, sus terrazas de colores, ocupando la calle principal, y peatonal, la música callejera con reminiscencias africanas y el ambiente variopinto por los diferentes orígenes de sus paseantes, le dan al barrio un no sé qué, que qué sé yo, bastante atractivo. Yo creo (mi dichosa manía de comparar) que si Parioli es el Barrio de Salamanca, Pigneto es Lavapiés…¡¡pero si hasta tienen Mahou en los bares!!
 

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s