Mi vida como un…

Cuando hoy he ido al supermercado y he visto los primeros turrones, casi me da un soponcio…¡¡cómo pasa el tiempo!!. ¿En serio que ya está la Navidad ahí acechando? Pero para endulzar el hecho de que el tiempo se nos escapa de las manos y nos hacemos mayores, la verdad es que no hay nada mejor que un poco de turrón. Así que he hecho una inversión en felicidad. Bueno, en felicidad más bien momentánea, porque cuando me he dado cuenta me había zampado la mitad de la tableta y sólo entonces me he percatado de que eso no se va de mis posaderas ni con dos horas en cualquiera de las máquinas de tortura del gimnasio…pero ¡¡ay, qué rico me ha sabido con su almendra, su pistacho y su cobertura de chocolate!!. 

20151112_203717_resized

Ya vamos a por nuestra tercera Navidad romana. Y me parece que fue (antes de) ayer cuando llegué a Roma y comencé este blog para responder a las preguntas más frecuentes que me hacíais. Aún era yo una joven treintañera y cada cosa estaba en su sitio. Ahora hasta mi peluquero en Madrid ha cambiado de local. Mi mundo se tambalea :P. Hablando en serio, y volviendo a los inicios de este blog, os contaré que el título es en realidad un homenaje a la primera película sueca que vi cuando hace casi veinte años me fui a vivir a ese país nórdico. Se trata de “Mi vida como un perro”, de Lasse Hallström, en la que se cuenta la historia de un niño que tiene que mudarse y sus nuevas relaciones cambian su universo infantil y marcan su transición hacia la vida adulta. Y es que supongo que cada vez que te trasladas de lugar, dejas atrás una parte de ti y te enfrentas de algún modo a un nuevo (y a veces desconocido) tú. Es lo bueno y lo malo de (re)comenzar. Pero no me hagáis mucho caso, que hoy he trabajado ya tres horas y, será  por la falta de costumbre, pero noto mi cerebro un poco bruciato (lo que viene a ser quemado).  Así que mejor otro día os cuento lo del “boh” y otros aspectos de mi “italianización”. 

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s