Lungotevere Marzio

Ya sabéis que me encanta que me motivéis a buscar información sobre esos pequeños rincones de Roma que os han sorprendido, esos secretos que no aparecen en ninguna guía. Me pico fácilmente y saco a pasear a la investigadora que llevo dentro para satisfacer vuestra curiosidad que, en el momento en el que me la trasladáis, ya se convierte en mía. Y el otro día mi prima Elo, a través de Miguel, un amigo suyo, me mandó una fotografía de la terraza de un edificio que estaba “casi enfrente de la Corte de Casazzione al lado opuesto del Tiber, un poco antes del Ara Pacis”. La fotografía, con el permiso del dueño, era ésta…

11222629_716460858488687_3411413517019533803_n

…y lo que había llamado su atención eran las dos estatuas que la coronaban. Miré la foto. ¿Quiénes eran? Uno me parecía Mao o algún otro líder oriental, pero el otro, el dorado, no podía identificarlo. Así que allí que me fui. En una primera expedición encontré el edificio, que está en el Lungotevere Marzio número 12 y en él, además de varias viviendas particulares, está la Embajada de Malta y la sede de una firma que se llama Michael Kors. Pero el portero no estaba, así que me quedé con las ganas de obtener más información. Lo que sí que pude hacer fue sacar alguna foto más cercana…

20151211_122048_resized

Hoy, tal y como prometí, hemos vuelto para continuar con las investigaciones y, por fin, estaba el portero que nos ha dado algún dato más. Las estatuas pertenecen a una vivienda particular y el dueño las puso allí hace cuatro o cinco años. Y representan, agarraos al mástil que tengáis más a mano, a Mao, tal y como en un primer vistazo supuse y a…¡¡Silvio Berlusconi!!. Rondel oro, rondel verde. Madre mía. Me pregunto cuál es la razón, si el propietario pretende con ello representar las dos caras de este sistema que nos hemos inventado y en el que nos ha tocado vivir. ¿Quién sabe? De todos modos, el portero se ha ofrecido a concertarnos una cita con el dueño de la casa y, también de las estatuas, ya de cara al año nuevo y yo me apunto a esa entrevista, pues evidentemente el tipo debe ser de lo más particular. Pero no os preocupéis, que como siempre digo, volveré para contarlo 🙂 

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

3 comentarios en “Lungotevere Marzio”

      1. Eres una gran periodista Elena, has dado en el clavo de lleno. Son dos obras de arte y como en esa casa viva Jeff Konns vas a entrevistar aun mito vivo del arte en su propia casa. A ver si hay suerte. No permitas que un Maestrucho te busque un oficio, porque cuando todavía existía el periodismo, no se hacia de otra manera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s