Aguas

¿Os acordáis de que me pasé los dos primeros años quejándome de lo mucho que llovía en Roma? ¡¡Cómo amorticé mis botas de agua!!. Sin embargo este año estoy preocupada precisamente por lo contrario. Ni de agua, ni de vestir…sencillamente no es tiempo de botas. El señor del tiempo, los vientos y las lluvias debe seguir enfadado con nosotros, porque hace semanas que no llueve de esa forma torrencial que le gusta a Roma; y además, menos unos días a mediados de mes que sí que hizo frío, seguimos con sol y más de quince grados. ¿Qué estamos haciendo?

20160121_085953_resized

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s