(S)fortuna(ta)

Típica jornada en que por la mañana, mientras pones la lavadora te salta jabón a los ojos y te pasas el día con lagrimeo y viendo borrosillo (¿con qué clase de mierda venenosa lavamos la ropa de nuestros hijos?); abres la nevera y un botellín de cerveza (de 600 para más inri) se suicida a tus pies; al volver (por cuarta vez en hora y media) de llevar y recoger a tu hija (cuesta arriba, cuesta abajo, con los primeros calores primaverales), entras en la cocina y te clavas un cristal en el pie (“eso te pasa por ir descalza” – dice tu madre con tu propia voz, mientras buscas unas pinzas para “operar”) y acabas en el médico para controlar la fractura de la mano y – después de varios infortunios continuados y, pese a que el yesista casi se convierte en un colega  después de hora y cuarto de conversación y el traumatólogo, aún más lejos, se comporta contigo como “un admirador, un esclavo, un amigo y un siervo” – sales del hospital aún con la mano inmovilizada, pronósticos dudosos y ganas de llorar. Pues nada, que casi que me voy a dormir y mañana (¡¡si eso!!) será otro día…salvo que la marmota Phill, o su prima, me den una oportunidad de mejorar 😦

20140409_144659

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s