Civitavecchia

Hoy fui a Civitavecchia por primera vez. Es el puerto  de Roma. Enorme. Tampoco estoy acostumbrada a los puertos, la verdad, pero me ha parecido gigante, sobre todo porque el barco que íbamos a visitar, la fragata española Numancia, estaba al final del todo. La fragata en cuestión pasará unos cinco días en puerto, durante la misión que está llevando a cabo para combatir el tráfico ilegal de inmigrantes en el Mediterráneo. Este mismo barco fue el que rescató el 20 de marzo a 668 inmigrantes de origen africano que habían salido de las costas de Libia y los llevó hasta Cagliari, en Cerdeña. Sentimientos encontrados. Y para mí lo más increíble ha sido pensar en esas 48 horas de convivencia íntima entre los 214 militares destacados en el barco y los casi 700 inmigrantes (unos 40 niños) y como, tal y como nos ha dicho el médico del barco – que ejerce su labor en lo que en tiempos fue el almacén de torpedos – compartir esa realidad tan cercana, pero tan diferente a la nuestra, te amplia la mirada, te cambia la visión de las cosas y también las prioridades.   

 

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s