Il Lanificio

Hoy unos amigos franceses nos han llamado para cenar. Hacía tiempo que no les veíamos, desde que se decidieron a repoblar ellos solos la Tierra en tiempo récord. Y yo reconozco que este año he echado mucho de menos nuestras divagaciones diarias (en italo-franco-anglo-español) sobre lo divino y lo humano. La noche ha sido muy agradable y divertida, sin parar de hablar y de contar anécdota. Además ellos han elegido el sitio y nos han llevado a una vieja fábrica reconvertida en restaurante y terraza de moda a las afueras de Roma, cerca de Tiburtina, Il Lanificio. El restaurante, con una decoración ecléctica, donde todo está en venta, da bastante bien de comer. Y para ir a la terraza, hay que caminar por una pasillo industrial que te lleva hasta uno de esos montacargas americanos que, no sin emoción, te sube hasta un espacio amplio y ciertamente maravillosa, más en noches como la de hoy, con una temperatura fantástica y con muchos jóvenes, y no tan jóvenes, celebrando la primavera. Me ha encantado. Noche redonda pues para comenzar a cerrar este puente lleno de planes y de buenos momentos.

 

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s