Terremoto

Qué pena pensar que a sólo unos pocos kilómetros de casa, cientos de sueños quedaron interrumpidos para siempre. Gente de este aquí y de aquel aquí, jóvenes y mayores, mujeres y hombres, personas al fin, que se acostaron con sus preocupaciones cotidianas y que ya no despertarán, porque la tierra, enojada, se enfrenta a nuestro desprecio, con fuerza y furia. Es normal. Y qué pena que gente que huyó de otros desastres, naturales o humanos, se hayan encontrado con este destino. Qué pena terminar cuando apenas empiezas. Colgamos de cuerdas invisibles que no podemos controlar. Precisamente muy cerca de esa zona hoy destruida pensábamos ir este fin de semana a ver a unos amigos. La cuerda se mueve y te salvas, la cuerda se mueve y te mata. Así es la vida. Hoy llora(mos) Italia. 

20160824_194028

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Un comentario en “Terremoto”

  1. Como puedes decir tanto con tan poco espacio.
    A mí me preocupan los vivos. Sin casa, sin su ropa, sin sus recuerdos, sin su intimidad, sin libertad, sin medios…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s