Pirámide Cestia

Hoy la rubia y yo, con un amigo español de la familia, nos acercamos hasta la Pirámide Cestia para visitar su cámara mortuoria. Os cuento un poco que fue en el S.I a.C. cuando Cayo Cestio, un magistrado romano, después de visitar Egipto, decidió que él también quería una pirámide para ser enterrado en ella. La pirámide tenía un gran simbolismo en la antigüedad, pues unía el suelo con el cielo y representaba los cuatro elementos fundamentales. Hoy en día puede parecer extraño y sin embargo no debía ser tan raro en esa época, pues se sabe que hubo hasta seis pirámides en Roma (dos de ellas estaban en la Piazza del Popolo, donde hoy están las iglesias gemelas). La pirámide, que mide casi 40 metros de alto, se construyó en menos de un año, alejada de lo que en aquel momento era el centro de la ciudad pues, por motivos de salud, no se permitían tumbas dentro de las murallas de la ciudad (que entonces eran las servianas). Sin embargo, al final la ciudad fue creciendo y la muralla Aureliana, construida en el S.III terminó anexa a la pirámide (como podéis ver en una de las fotos). La pirámide, construida con mármol de carrara, estaba totalmente sellada y no fue hasta el S.XVII cuando consiguieron entrar en la cámara mortuoria. Entonces la encontraron vacía y con un misterioso túnel que llevaba hacia las murallas y pensaron que había sido saqueada, sin embargo, estudios posteriores han demostrado que en la época en la que murió Cayo Cestio, la ley prohibía enterrarse con objetos de valor. Hoy en día la cámara mortuoria sólo puede visitarse con guía dos días al mes. Se trata de una estancia de 6×4, donde aún quedan algunos restos de los frescos originales. Actualmente la pirámide se ha hecho un buen lavado de cara gracias a la aportación de dos millones de euros de un mecenas japonés. Increíble poder desentrañar, aunque sólo sea un poco los misterios de uno de los monumentos más anacrónicos y fuera de lugar de toda Roma.  
 

 

 

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Un comentario en “Pirámide Cestia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s