Historia 3: La República

La República romana se extendió en el tiempo casi 500 años – del 509 a.C al 27 a.C. – pero…¿en qué consistió? Pues así como resumen os diré que aún hoy en día puede verse en muchos lugares de Roma el lema de esa época: SPQR, que no, no significa como dice la rubia “Sono Pazzi Questi Romani” (Están locos estos romanos) sino “Senatus Populusque Romanus”, o lo que es lo mismo “El Senado y el Pueblo Romano”. Y es que, como parece que lo de un solo Rey no funcionaba, a juzgar por como les había ido con el último (Tarquino el Soberbio), decidieron formar un Senado que sería elegido por el pueblo (bueno, por una parte de él, los plebeyos) y en el que participarían los patricios (que eran los jefes de las principales familias romanas, las que habían formado la ciudad junto a Rómulo). Y a su vez el Senado elegiría a dos cónsules que ostentarían el poder, relevándose cada año y pudiendo vetar uno las decisiones del otro. En el Senado se hacían las leyes, se ejecutaban y se castigaba a los infractores. A cambio los plebeyos pagaban los impuestos, participaban en el ejército y una vez al año elegían a los magistrados de entre los patricios. Todo muy justo. Vamos, más o menos como ahora. Pero si los romanos llegaron tan lejos fue porque eran un poco más listos que nosotros, por eso los plebeyos dejaron de cultivar la tierra y de comerciar, para subir a la colina del Aventino y dejar claro que no volverían a sus tareas hasta que no se reconocieran sus derechos. La ciudad quedó sumida en el caos y al final el Senado cedió parcialmente y se creó la figura de los tribunos, que podían vetar las decisiones del senado que afectasen a los plebeyos. Para protegerles se les nombró personas sagradas, de manera que el que les atacase, sería condenado a muerte. Más o menos de esta época (451 a.C) datan las primeras leyes escritas de Roma que hasta aquel momento se basaban en la costumbre. Y de ahí que todos tengamos un amigo abogado que en la uni pencaba Derecho Romano para septiembre, ¿o no?
Durante la República, para conseguir expandirse, a Roma “no le quedó más remedio” que meterse en bastantes guerras. Primero fueron las guerras latinas, contra otros pueblos de la región del Lazio. Ganaron los romanos. Después las tres guerras samnitas, donde luchaba Roma contra Samnio, un pueblo del sur de Roma. Ganó Roma. También las guerras Pírricas, contra los pueblos griegos asentados al sur de la península Itálica y que hoy nos llevan a hablar de victorias pírricas (que no es por Pirri señores, sino por Pirro de Épiro, un general griego que logró darles un baño a los romanos, pero que en la contienda perdió a casi todos sus hombres, por lo que llegó a decir “otra victoria así y estaremos perdidos”). Sin olvidar las famosas guerras Púnicas contra los cartagineses (que se asentaban en el norte del actual Túnez). Primero por el dominio de Sicilia, después por el dominio de Hispania (con imágenes surrealistas como la del cartaginés Aníbal cruzando los Pirineos montado en elefante) y luego ya (por vicio, por el gusto de ver a su máximo enemigo saqueado, quemado y arrasado) en África, donde vencieron una vez más los romanos gracias a Escipión que a partir de entonces sería conocido como el Africano. Pero vamos, que todo esto os lo cuento muy resumido, porque ponerse a contar con pelos y señales cómo Roma llegó a expandirse por todo el Mediterráneo, las Galias y el norte de África sería un poco largo. La cuestión es que aunque Roma colonizaba para ganar más dinero a costa de explotar los territorios conquistados, también es verdad que al mismo tiempo construía calzadas, puentes y acueductos, promulgaban leyes, distribuía alimentos entre los ciudadanos y celebraban grandes espectáculos. Pero hubo un pueblo que les cautivó: Grecia. Porque cuando entraron en Atenas, los romanos se convirtieron en el conquistador conquistado, de manera que gran parte de su cultura se vio influida por esa otra (religión, escultura, música, literatura…). Y esa cultura romana fue a su vez exportada a todos los demás territorios conquistados.
Pero tanto crecimiento tuvo también su contrapartida y es que Roma ya no se podía controlar con las instituciones republicanas existentes. Por un lado el pueblo estaba descontento y se evidenciaba el enfrentamiento entre los más conservadores y los más innovadores, como cuando en el S.II a.C. los hermanos Gracos, tribunos de la plebe, lucharon por la repartición de las tierras entre los campesinos en detrimento de los grandes terratenientes. Este problema lo solucionaron por las bravas. Les asesinaron. De igual manera terminaron con otro problema, el del excesivo poder que acumulaban los generales, más concretamente Julio Cesar que se convirtió en dictador vitalicio, aunando todos los poderes políticos de forma indefinida y que ya sabemos todos cómo acabó: al mes fue asesinado, cerca de Largo Argentina por Bruto y Casio. Corría el año 44 a.C. El resultado fueron 17 años de guerra civil que terminaron cuando Augusto se convirtió en el primer Emperador de Roma. Pero eso ya será otro día…
Porque hoy…Puff…nos ha costado llegar hasta aquí casi tanto como a los romanos. Por cierto, de esa época quedan en Roma algunos frescos (en museos), restos de varios edificios en los Foros y en el Largo Argentina y un puente, el Fabricio, del año 62 a.C, que lleva a la isola Tiberina. Os dejo fotos.

 

 

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s