Lombardía 5: Gastronomía y visitas que fueron, pero no fueron (Bergamo)

Dicen las malas lenguas (o las buenas, ¡vaya usted a saber qué es más importante!) que en Milán están más preocupados por trabajar que por comer y que por eso su gastronomía no tiene comparación con la del sur. Yo tengo que reconocer que NO es el sitio de Italia donde mejor he comido, pero bueno…igual es sólo mi experiencia. Eso sí, entre otras muchas cosas, me he tomado un par de rissotos (uno con queso y otro a la milanesa, es decir con azafrán), un carpaccio (pero de salmón, que el más típico de ternera no me apetecía), cottoletta a la milanesa (filete empanado de toda la vida) y gnocchi con salsa de gorgonzola, pera y nueces (que, como ya os dije en su momento, resultaron ser un fraude, más que por la salsa en sí, que estaba buena y, sorprendentemente, ligera, por las bolas de patatas que estaban completamente crudas 😦 ). No pedí la panacotta que también es de estas tierras, pero lo hice a conciencia, porque puestos a redondear mi figura prefiero hacerlo con algo que me enloquezca más, como un buen tiramisú o una tarta de chocolate; y no me pusieron polenta, que también es muy típico por esta zona y que suelen servir como acompañamiento. Lo que sí que es verdad es que me he queado con las ganas de catar el ossobuco a la milanesa que tanto me gusta. Y tampoco conseguí que mi familia probase los panzerotti de Luini, que son una especie de empanadilla rellena de tomate y mozzarella y que yo comí en un viaje que hice por esta zona con mi amiga villaodonesa hace unos cinco años.
También en aquel viaje de hace un lustro (y cambio de tercio) visitamos Bergamo, una ciudad que ha puesto de moda Ryanair y a la que nosotros no hemos ido en esta ocasión, pero sí los genitori, que la recorrieron el jueves y que, como yo, recomiendan a todos aquellos que vengan a pasar un fin de semana (largo) por la Lombardía.

img_7222

 

 

 

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

2 comentarios en “Lombardía 5: Gastronomía y visitas que fueron, pero no fueron (Bergamo)”

  1. según he empezado a leer pensaba en los panzerotti -yo no recordaba el nombre, claro, pero sí el sabor…- ñam!! qué hambre… sé el sitio, lo que había en el escaparate de los almacenes de enfrente, la cantidad de gente esperando, lo que me gustaron… y dices que ya hace cinco años????? dios mío, me roban el tiempo, me abducen o algo así. Loffllu enana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s