Recepción del embajador 4 y último

Mi última misa en Roma (aunque, quién sabe, como dice un amigo) y mi última fiesta nacional en la embajada bilateral, intentando disfrutarlo al máximo, luchando por sacar mis tacones de los sampietrini, contemplando la luna sobre Roma, creando lazos reales o imaginarios, algo que llevarme, esos momentos y sensaciones que algún día serán recuerdos que me sacarán una sonrisa y, ya de paso, tomándome unas cuantas copas de cava con un poquito de jamón (para rebajar). Os dejo como siempre la inolvidable vista de Roma desde la residencia del embajador en el Gianicolo y una imagen de la iglesia de Santiago y Montserrato, la iglesa española de Roma. ¡¡Algún día echaré tanto de menos todas estas cosas!!.

 

 

 

Autor: elenabalo

Medio berciana, medio castellonera. Criada como barberense y crecida como villaodonesa. Y ahora mismo ejerciendo de romana. Soñadora vehemente, vividora pragmática. Unos ratos ingenua y otros escéptica. Hija imperfecta, madre impaciente, compañera indómita, amiga irregular. Culé. Viajera y enamorada de Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s